PACK

https://www.arsol.com.ar

Por PRIMERA PLANA

Lucía Afonso tiene apenas 22 años y ya forma parte de la siniestra estadística sobre la violencia de género en Pergamino. A los 18 conoció a Facundo por las redes sociales y comenzaron un noviazgo. Hoy, 4 años después y cansada de los golpes, la violencia verbal y psicológica que dijo recibir, decidió denunciar a su ex. En diálogo con PRIMERA PLANA contó su infierno personal y cómo la primera denuncia en favor de su integridad la tuvo que hacer, paradójicamente, a la fuerza y contra su voluntad: “yo no lo quería denunciar, pero como me pegó en la plaza y a la vista de todos, los policías que lo esposaron me dijeron que me tenían que llevar a hacer la denuncia. Ojalá me los vuelva a cruzar para agradecerles”. Un testimonio valiente que intenta visibilizar y desmitificar algunos mitos clasistas sobre la violencia de género.

Ya dejó de ser inusual encontrar a víctimas de violencia de género contando sus historias en redes como Facebook o Twitter. Sin embargo, cada una de ellas enfrenta el riesgo de sufrir un nuevo abuso cuando su vivencia se hace pública y es juzgada por cientos de comentarios, pero nada de eso frenó a Lucía.

“Que indignación y que impotencia, te pegan en la vía pública, te ven mas de 5 oficiales de la policía y sale a las horas de caer detenido. Por desgracia no existe un apoyo real hacia la mujer golpeada, es todo acting todo política y lamentablemente si no hay un escarmiento nunca se acaba con la maña, el que pega una vez te vuelve a pegar, pero el amor hacia esa persona te retiene para hacer lo que corresponde: denunciar”. Así comienza el último post de Lucía Afonso en su Facebook personal el último domingo. Cansada del maltrato perpetrado por su ex, decidió visibilizar su historia contando la experiencia que había vivido apenas unas horas antes en la Plaza Miguel Dávila y a la vista de todos.

“Hacía 4 años que estábamos de novios, pero nunca lo había denunciado porque él e incluso sus padres me convencían que no le haga nada y siempre terminábamos volviendo” comenzó relatando Lucía a PRIMERA PLANA y agregó “ni siquiera quería hacer la denuncia por lo que pasó el domingo a la madrugada, pero después de los primeros golpes llegaron tres oficiales de la policía local que lo redujeron y lo esposaron. Él me gritaba que no sea hija de puta y que no lo denuncie porque una de las chicas policía me dijo que vieron todo y que yo tenía que denunciarlo y nos cargaron en patrulleros diferentes, ahí hice la denuncia y una perimetral”.

A Lucía todavía le cuesta hablar sin eufemismos y cuando ella menciona el momento en que Facundo “empezó a agredirme con sus manos en la cara” hace referencia a una primera trompada en el rostro, seguida de una fuerte cachetada y el intento (impedido por las oficiales) de una segunda según su relato. ¿Cómo llegaron hasta la Plaza Miguel Dávila? Arrastrada por el cuello por su ex que la sacó a los empujones del boliche Mandala para “hablar más tranquilos”.  

Cómo sucede en muchos de estos casos, Lucía comenzó a recibir mensajes intimidantes y una clara falta de apoyo “la madre me mandó audios preguntándome por qué le había hecho eso al hijo y la primera vez que Facundo me pegó, ella me volvió loca para que su hijo salga bien parado”.

¿Cómo era la relación de él con tus padres?

Él ya no venía a mi casa, porque ellos sabían de dos episodios. Solo venía si estaba sola.

¿Nunca pudiste cortar la relación?

Sí, yo me enteré de cosas que no me gustaron y lo dejé y lo bloquee, pero él me fue a buscar para hablar a mi trabajo y yo le pedía juntarnos en un bar porque me daba miedo. Ya no quería verlo a solas ni ir a su casa. El día anterior al último episodio me estuvo volviendo loca.

“Yo no tenía la fuerza para dejar de creerle y alejarme. Lamentablemente podía más el miedo”

¿Sus amigos tampoco se acercaron a hablar con vos?

Algunos sí. Me hablaron y vinieron a ver amigos que conocí por él contándome que habían discutido porque Facundo no aceptaba nada y no quería reconocer las cosas ni pedir disculpas. Igual, yo ya no las quiero ni las necesito.

http://douglashaig.com/

Con bronca dolor e impotencia y ante las críticas del entorno de su ex, Lucía agrega “¿Tendría que estar reventada en una cama a golpes para que esta gente me crea las cosas? Como si no tuviera testigos de las veces que me pegó, como si no tuviera testigos de que tenía la entrada prohibida a mi casa porque siempre venía a pegarme, me cagaba y me pegaba” y su relato vuelve a ser el de muchas mujeres víctimas de violencia de género, casi como un guión “el amor por una persona puede hacer que te ciegues ante todo lo que hace para causarte daño y no importa cuantas veces me pegara, él me pedía perdón y yo volvía a creerle.”

Para finalizar, Lucía Afonso hizo un descargo directamente dirigido a su ex no se puede vivir tranquila si tenes a un maltratador físico y psicológico de por vida cagándote los días y alejándote de la gente que te quiere para debilitarte. Porque sí, era mucho mas débil si me hacías la psicológica todos los días diciéndome que era una mierda, una loca, que era fea, gorda, que no merecía tenerte al lado y que si merecía cada cagada que te mandabas vos. No va a ser fácil y va a costar salir pero no voy a dejarme estar ni a dejar que te la lleves de arriba como hice por cuatro años. No necesito subir fotos mías porque el que tenga alguna duda puede venir y fijarse lo que dice el acta, tengo 5 oficiales de policía de testigo”.

El descargo de su ex:

Luego de que ella lo acusara de violencia física y psicólogica, él hizo su descargo: “si esto fuese cierto yo en este momento estaría preso”:

“Hace unos días mi ex novia publicó una foto mía donde decía que yo la había golpeado, arrastrado del cuello hasta una plaza y que una vez ahí comencé a dar golpes de puño en la cara… si esto fuese cierto yo en este momento estaría preso. Esta chica no tiene ningún tipo de lesión, no tiene ABSOLUTAMENTE NADA y esto no solamente lo digo yo, sino el informe del medico que la reviso despues de que se hiciera la denuncia: “No hay indicios de que fue violentada” palabras textuales del informe.
Estaría bueno que la próxima vez que se vea una publicación donde se acuse a alguien de algo, se hable un poco menos y se averigüe un poco mas si lo que están leyendo es 100% real”.
Fuente: Facebook personal Facundo Beccaria

 

Seguir leyendo PRIMERA PLANA ►
error: ¡Agradecemos compartir la noticia!