• lluvia ligera
    31° 28 de Febrero de 2021
recibirse-pandemiajpg

Ampliar saberes de los campos científicos: Cómo es doctorarse en pandemia

En un contexto difícil e inusual, jóvenes profesionales de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires obtuvieron el máximo grado académico

Tienen alrededor de 30 años, son de la zona y ya alcanzaron el máximo grado académico que una Universidad puede otorgar. Son las nuevas doctoras y doctores de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (UNNOBA), quienes obtuvieron su título en el contexto complejo que impuso la pandemia.

De este modo, la Universidad dio un paso hacia una aspiración máxima: Tener excelencia académica. Porque las doctoras y los doctores también son docentes que forman e inspiran a estudiantes de la Universidad, que ingresan con la ilusión de convertirse en profesionales.

Gastón Crupi, director de Relaciones Internacionales, sostuvo que una de las dimensiones que se tienen en cuenta para calificar a las Universidades es la cantidad de docentes que alcanzaron el máximo grado académico: “Uno de los ítems que miden los ranking internacionales de universidades es la cantidad de docentes que obtuvieron doctorados”.

Para obtener un doctorado es necesario demostrar que se efectuó una contribución significativa en determinada área de conocimiento.

La secretaria de Investigación, Desarrollo y Transferencia, Carolina Cristina, consideró que “este esfuerzo tiene muchísimo valor no solo para quienes se doctoraron, que dieron un paso fundamental en su crecimiento profesional sino para la Universidad misma, que produjo nuevos conocimientos valiosos para la sociedad”.

Cristina valoró el esfuerzo personal que los universitarios realizaron: “Un doctorado es un paso importantísimo en el desarrollo de un profesional, que les demanda mucho empeño y sacrificio”.

A esta situación se le sumaron las condiciones particulares que impuso la pandemia. “El cierre de un doctorado es muy complejo, desgastante. Involucra un intercambio constante entre director y tesista para la elaboración de los manuscritos finales. Ese ida y vuelta, tan necesario, que muchas veces requiere de revisión de materiales del laboratorio, no se pudo hacer de manera presencial, lo que complejizó aún más el proceso de cierre”, destacó.

La responsable de Investigación, Desarrollo y Transferencia puntualizó que “un doctorado es un logro conjunto, no solo del becario sino de todo un equipo de investigación” y en esa línea, felicitó a “cada una de las doctoras y doctores, directoras, directores,  codirectores y codirectoras, porque realizaron un aporte muy valioso para el desarrollo de la Universidad y la región”.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.