PACK
Douglas arrancó ganando cómodo en Tandil con un doblete de Villalba ante Santamarina este domingo a la noche, pero no tuvo cautela para defenderlo, y en el final del primer tiempo descontó Chávez, de penal, y en el comienzo del complemento Ángel le dio el empate 2 a 2 al Aurinegro, que en el cierre casi triunfa. El rojinegro perdió dos unidades vitales en su último partido del 2016, aunque se fue a las vacaciones fuera de la zona del descenso. 
No tuvo esa mesura necesaria para defender una diferencia única, inesperada y sorprendente. Este domingo por la noche, en un escenario marcado a fuego en su historia, Douglas sin quererlo se puso 2 a 0 arriba ante Santamarina, pero no fue cauto en su objetivo de bancar el resultado a lo sumo hasta el descanso, y con coraje y sin demasiados atributos futbolísticos, el local lo empató.

El rojinegro salió con un delantero menos-Govea Tenorio fue el banco-, y con Villalba adentro, el nuevo dibujo del 4-4-1-1 le dio libertad a Grazzini de moverse detrás de los volantes centrales rivales y a partir de su magia nació el fútbol del equipo.

En su primera aproximación al arco de Papaleo la visita alcanzó la ventaja. En una pelota parada preparada, el “Mago” los agarró dormidos a todos dejando a Keko mano a mano con el golero, y con su mediavuelta con zurda, colocó el 1 a 0 en los suyos a los 12´.
Sin tiempo para festejos y de acomodamientos, los de Sergio Lippi, agrandados por el funcionamiento y el score surgieron por más, y lo hallaron mediante el formoseño en 17´, que empujó a la red una enorme sucesión colectiva que nació en Grazzini, quien habilitó magistralmente a Córdoba, y el “Flaco” cara a cara con el 1 no fue egoísta y cedió al medio al ex Vélez en el 2 a 0.
A partir de ese momento empezó otro partido. Los tandilenses, heridos en su orgullo y obligados por ser anfitriones, fueron en búsqueda del descuento, y además su DT optó por clausurar un lugar de la cancha donde sufrió hasta allí, como el lateral derecho, y por eso sacó a Gogna y tiró al field a González Bordón en la meta de contener a un indomable Villalba.
Sin embargo, el “Milan de Pergamino” se apoderó de las acciones, con el buen trato del balón de Levato y Pereira, más el protagonismo absoluto del tridente antes nombrado, aunque esa supremacía no se trasladó en gritos.
Y en un lapso en que ameritó aguantar, un retraso inconsciente en el terreno y una jugada fortuita transformó el cotejo, porque a los 43´ Gioda la tocó con el brazo en el área y Giannini pitó un penal que Chávez se encargó de canjear por el 1-2 y el arranque de otra historia totalmente diferente.
En el complemento los del norte bonaerense ya no se exhibieron igual. Perdieron el esférico, y también quedaron sentidos por la sanción de la pena máxima en un instante clave, y eso los perjudicó.
Aturdidos, a los visitantes los superó un conjunto de buenas intenciones, con enjundia, una pizca de actitud y más que nada vergüenza deportiva, los de Héctor Arzubialde marcharon decididos al área de Perafán, convirtiendo en figura al platense.
A los 8´ Prudencio corrió libre frente a frente al arquero, y éste se lo tapó abajo, y en la continuación otra vez le ahogó al recién ingresado la paridad en un cabezazo. No obstante, en la siguiente cayó su fortaleza, ya que Sosa mandó centro desde la derecha y Ángel anticipándose a Gioda definió contra el palo diestro y estampó el 2 a 2.
Todo lo construido en la primera etapa se derrumbó en un breve período. Los del coach juninense sintieron el golpe y no lo pudieron asimilar, motivo por el cual la valla de Papaleo se erigió en tierra lejana, en la que prácticamente no existieron llegadas.
Igualmente, el compromiso se fue tornando chato. Salvo un remate de Chávez a los 17´ que atrapó Perafán, luego no hubo más situaciones de riesgo en ninguno de los dos, que mermaron su trajinar.
Ya con amarilla, Levato entregó su puesto al juvenil Bersano, y para contar con piernas frescas el ex entrenador de Sarmiento y Patronato metió a López por Pereira, y en el epílogo a Boló por Grazzini, en un match con tintes de terminado.
Se fue la contienda y con ella el año deportivo en los de calle San Nicolás 44, el que marca un saldo negativo, peleando los posiciones de descenso, a pesar de que lo obtenido en los últimos encuentros permiten mantener la esperanza de un 2017 con otro semblante.
Síntesis:
Santamarina: Papaleo; L. Gogna, Aguirre, Piñero, García Basso; Sosa, Pierce, Zárate, Chávez; F. Castro y Pugh. DT: Héctor Arzubialde. Suplentes: Dobler, Buzzini, N. Castro y Metilli.
Douglas: Perafán; Bazán, Gioda, Coria, González; Pereira, Levato, Rodríguez Rojas, Villalba; Grazzini; y Córdoba. DT: Sergio Lippi. Suplentes: Di Fulvio, Azcárate, Canuto y Govea Tenorio.
Cambios: González Bordón, Prudencio y Callejo, por L. Gogna, Pugh y F. Castro (S). Bersano, López y Boló, por Levato, Pereira y Grazzini (DH).
Amonestados: González Bordón y García Basso (S). Levato y Gioda (DH).
Goles: PT 12´ y 17´ Villalba (DH), 43´ Chávez, de penal (S). ST 9´ Prudencio (S).
Árbitro: Mauro Giannini, de Bahía Blanca.
Cancha: Municipal San Martín.
Agradecimiento: Hugo Marina. 
Fuente: La Gloria o Devoto
error: ¡Agradecemos compartir la noticia!