PACK

Por Primera Plana

Una damnificada manifestó su disgusto por el trato recibido en el operativo de la Municipalidad, a cargo de Defensa Civil, para obtener el Certificado de Inundación y narró lo que fue la hazaña de conseguirlo. “Además de ser afectados por la inundación y perder todo, ¿es necesario pasar por semejante humillación? Es indignante”, afirmó. La vecina de la zona de Italia y Bombero Esquivel sintetizó su experiencia: “Siento vergüenza ajena. Nos tratan como animales. Verdaderamente si no son capaces de afrontar o los desborda la situación, den un paso al costado y dejen gente que tenga sentido común y ganas de trabajar”. Por su parte, el intendente Javier Martínez tomó la decisión de remover a Ricardo Bari como director de Defensa Civil.

Las quejas de los damnificados por la inundación crecen al mismo ritmo que subió el agua en sus casas. Ni la respuesta del intendente Javier Martínez a los integrantes de la Comisión de Seguimiento de Obras Pluviales Pergamino (COSOPPER), durante la entrega de un petitorio, insinúan un respiro en los vecinos afectados y en la comunidad en general.

El oído sordo al alerta del Servicio Meteorológico Nacional, la subestimación al inminente desbordamiento del Arroyo, la falta de planificación frente a una situación lastimosamente conocida para los pergaminenses y la llamativa desorganización en la tarea de asistencia y ayuda, reflejan un Estado Municipal que quedó muy lejos de alcanzar las expectativas.

La bronca de los vecinos no cesa a un par de semanas del desastre. Las casi siete cuadras de fila para que Defensa Civil entregué los certificados que se necesitan para iniciar los trámites de ayuda económica o entrega de elementos, se agrega a la extensa columna del Debe.

¿POR QUÉ LA INUNDACIÓN ERA PREVISIBLE? “Yo anticipé el 22 de diciembre que había puntos con 200 mm de precipitaciones en el norte de la provincia”

Una vecina, acompañada por su madre, con domicilio en las inmediaciones de las calles Italia y Bombero Esquivel, no demoró en expresar su enojo con la Municipalidad y Defensa Civil. “El 2 de enero circuló una información que todos los damnificados por la inundación deberían concurrir a las oficinas de Defensa Civil, con documento en mano o alguna constancia que certifique el domicilio para que te extiendan el famoso Certificado de Inundación, en el horario era de 8:00 a 14:00 de ese mismo día”, comenzó señalando la vecina y siguió “Me acercó, junto a mi madre, una personas de 75 años, a las oficinas que se encuentran en calle Pasteur y Avenida Alsina para retirar ese certificado y lo hacemos puntualmente a las 7:00, pensando que iba haber gente, pero nunca me imaginé tanta cantidad”.

La vecina recordó que “en el momento que llegamos, la cola llegaba a las vías del Ferrocarril por calle Sarmiento. Alrededor de las 8:00, se acerca una persona que decía ser de Defensa Civil, diciendo cuál era la documentación que deberíamos tener en mano para realizar dicho trámite, por lo que hasta el momento estaba todo en orden y muy tranquilo”.

Vecinos marcharon a la Municipalidad y entregaron un petitorio para solicitar las obras prioritarias para prevenir inundaciones

La pergaminense, que tuvo más de un metro de agua en su vivienda, al igual que su mamá, describió que “iban pasando los minutos, las horas y la cola no avanzaba, pareciera ser que el personal  de Defensa Civil comenzó a trabajar a las 9:00, una hora más tarde,  porque eso fue lo que pudieron apreciar los vecinos que querían realizar el trámite y se habían acercado hasta las puertas de las oficinas”. 

No pasó mucho tiempo “y la gente empezó a intranquilizar, los ánimos se ponían cada vez más caldeados hasta que comenzó a llover, alrededor del mediodía. En ese momento se acerca personal de la repartición a entregar números para que la gente fuera atendida en una oficina improvisada en el Ferrocarril y por supuesto que quienes estaban últimos en la cola tomaron los números y pretendían ser atendidos antes”.

La vecina definió a ese instante como “un caos absoluto, con insultos, manoteos de números, peleas, una verdadera vergüenza, tanto que el personal se tuvo que retirar por los disturbios generados”.

LA HISTORIA DE POCHO | El inundado que se olvidaron ¿o abandonaron?

“Nos quedamos todos los vecinos en la cola, nos respetamos entre nosotros el lugar porque si esperamos de las autoridades todavía estaríamos haciendo la cola”, explicó la vecina, que junto a su familia volvió a inundarse el día posterior a Navidad.

“Es indignante”, dijo con impotencia. “Vimos de todo, señoritas que tomaban niños para hacerse pasar por madres; a un señor mayor que fue con un tubo de oxigeno lo dejaron parado en la puerta sin dar una respuesta inmediata; vecinos mayores descompuestos, entre otras casos: una falta de respeto total”, completó la vecina sobre la odisea que debieron soportar el martes pasado. Asimismo se preguntó “además de ser afectados por la inundación y perder todo, ¿es necesario pasar por semejante humillación? Es indignante”.

Por último, subrayó que “a todo esto, terminó de hacer el trámite pasadas las 13:40, sin comodidad, al rayo del sol cuando salía y mojada cuando llovió”. Siento vergüenza ajena. Nos tratan como animales. Verdaderamente si no son capaces de afrontar o los desborda la situación, den un paso al costado y dejen a gente que tenga sentido común y ganas de trabajar”, aseguró una de las pergaminenses afectadas por la reciente inundación que muchos preveían, a excepción de las autoridades municipales.

Martínez le pedirá la renuncia a Bari

El intendente municipal, Javier Martínez, que ayer se reunió en la Casa Rosada con el ministro del Interior, Obras Públicas y Vivienda de la Nación, Rogelio Frigerio, tomó la decisión de desplazar del cargo al director de Defensa Civil, Ricardo Bari.

martinez-bari

La conducta adoptada por el funcionario pese a estar notificado del alerta meteorológico, la tarea desarrollada en plena inundación y los numerosos reclamos recibidos durante y después del fenómeno, son algunos de los motivos por los cuáles el jefe comunal le solicitará la renuncia.

Martínez decidió el cambio hace algo más de una semana, pero la formalizará en los próximos días por dos razones: por un lado, la asamblea y manifestación realizada por los vecinos y la COSOPPER y por otro, no haber decidido quién lo reemplazará.

Aunque algunos funcionarios cercanos le sugirieron que oficialice la salida de Bari a la mayor brevedad posible, procurando descomprimir en algún sentido la presión de los damnificados por la inundación, el intendente municipal prefirió esperar y en primer término, seleccionar a un idóneo en el área Defensa Civil.

No obstante y si bien todavía no se inclinó por nadie, Ricardo Bari, dirigente radical que fue parte de la administración de Héctor María Gutiérrez y Omar Pacini, tiene las horas contadas en el gabinete de Javier Martínez.

 

 

 

 

error: ¡Agradecemos compartir la noticia!