PACK

Por PRIMERA PLANA

La Fiscalía imputó el delito de Homicidio Culposo a la médica pediatra de Guardia del nosocomio, L.V. por el fallecimiento de J.E.A., de 15 meses de edad. En menos de 24 horas, el niño -que había ingresado con  un cuadro de gastroenteritis aguda- fue atendido en tres oportunidades por la profesional hasta que finalmente murió producto de un  paro cardiorespiratorio y shock refractario. La facultativa está acusada de no haber actuado con la urgencia que la situación demandaba.

El fiscal Nelson Omar Mastorchio dictó el procesamiento por Homicidio Culposo a la médica pediatra L.V., a raíz de la muerte del niño de nombre  Junior, debido a que no actuó con la diligencia que la situación requería.

El titular de la Fiscalía Nº 3 del Departamento Judicial Pergamino entiende que existe responsabilidad de la profesional del Hospital Interzonal General de Agudos “San José” por la muerte del niño de 15 meses, constatado a fines de 2015.

Pese al hermetismo de las fuentes judiciales, se pudo constatar que el 27 de diciembre de 2015, en horas de la madrugada, J.E.A ingresó en la sala de Guardia de Pediatría del Hospital “San José” de Pergamino con fiebre y vómitos, donde le diagnosticaron un cuadro de gastroenteritis aguda.

De acuerdo al examen que se le efectúo al menor no era necesario que permaneciera en el nosocomio, razón por la cual volvió a su domicilio. 

Unas doce horas después y en función que su estado general no exhibía mejoras, los padres de Junior decidieron regresar al Hospital. En esta oportunidad, intervinó la pediatra de Guardia, L.V., quien estaba al tanto de la primera consulta realizada y sustentó el mismo diagnóstico: cuadro de gastroenteritis aguda e indicó la colocación de un inyectable.

En las primeras horas del día siguiente y al no advertir los padres del niño los resultados esperados en el cuadro determinado por la pediatra, hicieron una tercera consulta en el Hospital. Una vez más la doctora en cuestión diagnosticó fiebre y gastroenteritis aguda y prescribió sólo tratamiento sintomático.

No obstante, sobre el mediodía del 28 de diciembre, el pequeño paciente J.E.A volvió al nosocomio trasladado por sus padres -por cuarta vez- y se determinó que sufría un cuadro de deshidratación en grado máximo, lo que motivó su internación en el servicio de Terapia Intensiva Pediátrica del Hospital Interzonal General de Agudos “San José”.

http://douglashaig.com/

El niño de 15 meses permaneció poco más de 24 horas en Terapia Intensiva y falleció, producto de un paro cardiorespiratorio y shock refractario, de acuerdo a las constancias médicas. Según la investigación y la convicción del fiscal, la médica L.V. no habría procedido con la prontitud que el cuadro merecía, vulnerando las obligaciones como profesional de la salud y disminuyendo las posibilidades que Junior pueda ser sometido en tiempo y forma al tratamiento adecuado.

Casi dos años después del deceso del niño, sustentado en distintas pruebas y con resultados periciales incorporados al expediente judicial, el fiscal Nelson Omar Mastorchio resolvió imputar a la pediatra L.V. del delito de Homicidio Culposo, conforme al Artículo Nº 84, primer párrafo, del Código Penal, que contempla una pena de prisión de uno a cinco años e inhabilitación especial, en su caso, por cinco a diez años el que por imprudencia, negligencia, impericia en su arte o profesión o inobservancia de los reglamentos o de los deberes a su cargo causare a otro la muerte.

Seguir leyendo PRIMERA PLANA ►
error: ¡Agradecemos compartir la noticia!