• cielo claro
    18° 17 de Julio de 2019
bebes-mamas-foros-de-crianzajpg

Foros de crianza: un espacio para ejercer la maternidad en tribu

Acuname - Embarazo y crianza y Mamá Pulpo tienen decenas de miles seguidoras. Allí se plantean dudas que van desde el parto hasta la alimentación.

Todas las preguntas que surgen de la mano de la maternidad, muchas veces, no son respondidas por el obstetra elegido, ni por la familia, ni por la pareja. Allí donde se aloja la duda y la necesidad de comunicarse con mujeres en la misma situación aparecen los foros de crianza, sitios donde las mamás consultan, se sienten seguras y, no menos importante, no se las juzga.

Silvana Ulmete es profesora de yoga especializada en embarazo y pre parto, maestra en Masaje Shantala y responsable deAcuname - Embarazo y crianza, página de Facebook con casi 30 mil seguidores. “Las madres necesitan ser escuchadas y comprendidas. Desde sus miedos en el embarazo hasta las inseguridades que afloran a partir del momento que empiezan cargar en brazos a su bebé”, sostuvo. Entre las embarazadas que le escriben, un tema recurrente tiene que ver con el miedo “a no ser capaces de reconocer sus contracciones de pre parto, a no poder dilatar para tener un parto natural o no saber pujar lo suficientemente bien”. Por su parte, “las mamás que ya han parido consultan angustiadas por no poder calmar a su bebé en episodios de llanto. Piden aprender a hacer masajes que alivien los temidos cólicos o que relajen a su bebé para un sueño más apacible”.

Para Silvana, las preguntas de las mamás no tienen que ver con desconocimiento. La experta asegura que “muchas respuestas están dentro de cada madre y hay que ayudarlas a que se animen, a que dejen aflorar su instinto y actúen un poco más por sentido común. Que no sientan que tienen que consultar por cada paso que van a dar con su bebé; que confíen más en su sabiduría ancestral”.

No es novedad que la llegada de un hijo atraviesa por completo la vida de una mujer. Rompe con todos los esquemas, presenta nuevos desafíos y obliga a replantearse, incluso, aquello que parecía estar claro y resuelto. En su experiencia, Ulmete mencionó: “Posiblemente la mayor dificultad que me presentó la maternidad fue darme cuenta de que ya no todo dependería de mi organización y eficiencia como en el campo laboral. Aquí no había horarios ni agenda, cada mañana era una sorpresa, cada noche un acertijo: ‘¿Dormiremos hoy por lo menos un ratito?’ Creo que, aunque han pasado más de treinta años, las madres siguen sintiendo que todo lo que tenían bajo control en sus vidas,con la llegada de su bebé se ha desvanecido”.

Pero hay otro punto al que no se le presta la atención suficiente y que puede ser vivido de un modo muy difícil por las recientes madres: el puerperio. La especialista, que es parte del Equipo de Preparación Integral para la Maternidad del Hospital Cemic, dijo: “Lamentablemente el puerperio está inmerso en un limbo, es como ‘tierra de nadie’. Después de parir, el obstetra hace sus últimos controles y da de alta a la madre”.

Luego de ello, esa mamá, sin la atención de ningún tipo de especialista se enfrenta a un universo desconocido en todos los niveles posibles: “Evidentemente, ante la tarea cumplida de los profesionales, el puerperio no es un momento de la mujer que le interese demasiado a la sociedad. Esa mamá no sabe a quién recurrir. Asistió a su curso de preparto pero no existen charlas de puérperas”.

Quizás éste sea uno de los secretos del éxito de los foros de crianza, tal como explica Ulmete: “No existe un sistema que cubra al puerperio. Con su bebé en brazos, la mujer busca información en las redes, consejos de familiares o de otras amigas que han parido. Por eso, para mí es muy importante reunirlas junto con sus bebés, armar tribu y que pregunten, que intercambien dudas y que compartan y se rían de sus miedos tan comunes a todas. Brindarles espacios donde puedan sentir que son comprendidas y ayudadas”.

Chechu Favier, creadora de Mamá Pulpo, es doula, consultora de porteo y de lactancia. Entre sus casi 13 mil seguidoras, ella hace una distinción entre las embarazadas, las madres de bebés recién nacidos, las de bebés de entre seis y siete meses y aquellas de bebés de alrededor de dos años. “En el primer caso, y por suerte, las embarazadas cuestionan más, se informan más y necesitan saber cuáles son los derechos que las amparan para poder dar a luz lo más fisiológicamente posible. En el caso de las madres recientes, la lactancia es la principal preocupación. Pocos son los pediatras actualizados, pocos derivan a puericultoras o asesoras, los cursos de preparación para el parto tienden a dar información obsoleta o incompleta, y las madres sienten que ‘hacen agua’. Cuando los bebés pasan los seis meses, se vuelve reiterativo el tema de la alimentación complementaria, mientras que las que tienen bebés que rondan los 24 meses empiezan con el tema de los ‘terribles dos años’ y el manejo de berrinches”, mencionó.

Respecto a las áreas donde aún falta información Favier destaca que “en general no le damos a la lactancia la importancia que merece. Nos falta muchísima promoción de parte de organismos estatales y privados (principalmente porque a estos últimos no les sirve que demos la teta) y falta apoyo de la sociedad, incluyendo profesionales de la salud, familia y amigos”.

En Mamá Pulpo hay un punto en particular que genera polémicas cada vez que hay un posteo al respecto: “Cuando menciono las cesáreas se desatan desacuerdos y discusiones. Creo que es un tema que toca la fibra más sensible de aquellas mamás que la atravesaron. Vale aclarar que nunca se juzgó ni mucho menos. La operación cesárea se inventó para salvar vidas pero hoy se recurre a ella injustificadamente”.

Al mencionar las problemáticas que atraviesan sus seguidoras Chechu detalla que “plantear una crianza diferente, que no sigue los mandatos familiares, genera controversias en el resto”. Y añade: “Algo que es decisión de una familia que se está conformando, termina siendo cuestionado hasta por los parientes lejanos. Si bien no debería ser una dificultad, no siempre podemos hacer oídos sordos, no siempre podemos evitar que nos afecte y se torna difícil lidiar con esas opiniones”.

Por último, la especialista en crianza respetuosa hace hincapié en cómo aún hoy se apunta directamente a la mujer cuando de cuestiones domésticas se trata: “Creo que la visualización de la familia sigue enfocada en la mujer como responsable de la crianza y las tareas del hogar, y si bien comenzó a notarse un cambio, invitamos a que más padres ejerzan una paternidad activa. Esto no sólo implica proveer lo económico o llevarlos a la plaza; se precisa un cambio de mentalidad donde existan las tareas compartidas -tanto las del cuidado diario y la crianza, como las domésticas-, y se genere un vínculo afectuoso y cercano”.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.