PACK

Ciudades de Córdoba, Entre Ríos y Santa Fe (en la que se destaca Rosario, la denominada “Capital de la soja”) avanzaron en la prohibición del agrotóxico, y en las últimas semanas se instalaron fuertes debates en todo el país por la afectación del herbicida en la salud humana. Sin embargo, en la Provincia de Buenos Aires no hay avances significativos en la prohibición del glifosato, a pesar de venir padeciendo desde hace años sus nocivos efectos.

A las históricas luchas de los pueblos cordobeses contra los agrotóxicos, ahora se sumaron con resultados resonantes ciudades de Santa Fe y Entre Ríos.

El caso de Rosario recorrió el país y el mundo, con la prohibición -decretada por unanimidad hace 3 semanas en el Concejo local- del uso de glifosato en todo el territorio rosarino, ya sea urbano o rural.

Imagen relacionada

Inmediatamente, y a sabiendas de que la iniciativa podría extenderse por todo el país, apareció con virulencia el lobby sojero y por estas horas presiona con todas sus fuerzas para tirar por tierra una medida democrática.

A este sanción, se sumó hace días la ciudad entrerriana de Paraná, que prohibió el herbicida, y en esa provincia avanzan en igual sentido Gualeguaychú y Concordia.

Sin embargo, a pesar de las luchas de los vecinos “fumigados”, de los reveladores estudios científicos y de haber padecido durante años los efectos nocivos del glifosato en territorio bonaerense (ver notas relacionadas), las autoridades de los municipios de la Provincia de Buenos Aires han preferido hacerse los distraídos, tratando de evitar inmiscuirse en el tema. 

El problema es que lo que está en juego aquí es nada más y nada menos que la salud de las personas.

Fuente: lanoticia1.com

Seguir leyendo PRIMERA PLANA ►
error: ¡Agradecemos compartir la noticia!