Tras apretadas de los barras y vivir una situación insostenible, este jueves renunció de forma indeclinable a la presidencia de Douglas, Indalecio Godoy, que heredó la gestión de Javier Martínez, aunque en el balance quedaron demasiados aspectos negativos y escasos a rescatar. En sus 610 días que llevó adelante su ciclo, quien empezó en la CD de vice, fue generador de conflictos entre sus pares, como también con los distintos planteles y sus cuerpos técnicos, y sobre todo con los hinchas y socios, que se alejaron progresivamente de la institución, en desacuerdo con las decisiones del ahora ex 1. 

Y un día se fue. Indalecio Godoy asumió el cargo de presidente de Douglas el 19 de marzo del 2015 tras heredar el mandato de Javier Martínez, quien se abocó por entonces a su campaña política, que luego lo erigió Intendente de la ciudad.

Sin embargo, y a pesar de haber estado de Vice de aquél durante varios años, éste optó por una forma de gobierno cerrada, individualista, tomando determinaciones apresuradas y sin consensuar con el resto de la CD-excepto la mesa chica compuesta por pocos miembros-, como la más reprochada, que fue la de exponer al club apoyando fervientemente al candidato Marcelo Tinelli a las elecciones de AFA, las cuales finalmente no ganó, y en ese impasse el rojinegro padeció todo tipo de represalias (entrega de la plata, designaciones arbitrales, programación de partidos) de los dirigentes de calle Viamonte que no abandonaron el poder después del escandaloso 38 a 38.

En lo institucional, se vivieron de los peores instantes. Los socios mermaron considerablemente, y a principios del 2016 el número frío marcó la mísera suma de 900, una cifra miserable para un cuadro que disputa la Primera B Nacional, pero lo preocupante fue que la estrategia jamás pasó por realizar un programa con el objetivo de acaparar nuevos abonados, mientras a los viejos se los vio irse progresivamente con sus carnets rotos.

Malas decisiones en lo económico llevaron a la entidad a depender pura y exclusivamente del dinero de la TV, que más de una vez se retrasó, y sin un plan B en lo recaudatorio, los pagos al plantel profesional se interrumpieron excusándose del incumplimiento en los tiempos y los modos del Fútbol para Todos, por lo que los jugadores en reiteradas ocasiones debieron recurrir al paro, algo casi nunca acontecido en la última década.
Una de las más grandes herramientas con el fin de generar recursos financieros y administrarse internamente, la Mega Rifa, un éxito de la comunidad pergaminense y zona desde el 2011, en la presente edición vendió 600 bonos menos por ordenar un aumento abrupto del 33% en épocas de vacas flacas, transformándose en un absoluto retroceso.
Y en lo futbolístico, sería para escribir un libro. En el Diciembre pasado se eligió no renovarle al DT que más puntos sacó desde la vuelta a la máxima categoría de ascenso, Felipe De la Riva, y se prefirió economizar en un entrenador más barato-Pablo Quattrocchi- en medio de un presupuesto austero que finalmente le costó caro, ya que actualmente el equipo pelea muy comprometido el descenso, en gran parte debido a ese 19no puesto del semestre anterior.
Hoy, devastado por los resultados deportivos y colapsado por la relación con los barras, que lo amenazaron por negarle entradas a la celebración de los 98no aniversario del “Milan de Pergamino”, este jueves superado el mediodía el ahora ex mandamás, confirmó su renuncia indeclinable a un sillón del que pareció amurado, el que dejó con pena y sin nada de Gloria.
Fuente: La Gloria o Devoto

Comments

comments

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.