PACK

El capitán de Juventud analizó lo acontecido el miércoles. Se solidarizó con la terna agredida y fue autocrítico con la actitud del celeste dentro del campo de juego. “Lo que le pasó al árbitro me dolió muchísimo, no se lo deseo a nadie”, señaló el volante.

A pesar del fuerte temperamento que muestra en el campo de juego y que muchas veces le ha costado padecer con alguna expulsión, lejos de buscar excusas para argumentar la eliminación de Juventud del Torneo Federal B, Juan Ignacio Martínez dejó la pasión de lado por un rato y analizó lo sucedido el miércoles en el estadio “Carlos Raúl Grondona”. El volante y capitán fue autocrítico con la labor colectiva del celeste y se solidarizó con la terna arbitral agredida tras el partido ante Independiente de Chivilcoy: “Lo que le pasó al árbitro me dolió muchísimo, no se lo deseo a nadie”.

– ¿Qué reflexión hace de todo lo que sucedió?

– Estoy muy amargado, más que nada por todo lo que pasó después del partido. Miré los videos y escuché todo lo que se dijo y la verdad que me amargo cada vez más. Lamentablemente ahora lo único que nos queda es levantar la cabeza, mirar para adelante y esperar que la sanción al club no sea tan grave.

-Dio la sensación que desde el juego quedaron en deuda y que quizás Independiente logró anularlos. ¿Usted cómo lo vio?

– Pienso que enfrentamos a un equipo que tiene grandes jugadores y que por momentos supo cómo anular a nuestros jugadores más importantes como Lucas Fernández, por algo Independiente llegó a este lugar. Nosotros tuvimos un primer tiempo malo en Chivilcoy y eso les dio la posibilidad a ellos de convertir el primer gol. Por suerte en el segundo mejoramos y logramos traernos un empate que fue importantísimo. Y de local no pudimos desplegar el juego que nos venía caracterizando, ellos nos anularon, nosotros discutimos mucho con el árbitro y eso generó que no nos metamos de lleno en el partido.

– Es cierto que el arbitraje de la terna fue malo, pero en algún punto, ustedes, los jugadores, y el cuerpo técnico, ¿se sienten responsables por lo que sucedió tras el partido por no colaborar dentro del campo de juego con los jueces?

– Yo pienso que sí, que somos un poco responsables por lo que sucedió después. Por más que un árbitro nos juegue en contra o que nosotros hayamos sentido eso durante el partido, los que hacen los goles son los jugadores y no el árbitro. Incluso nos ha pasado en Chacabuco cuando jugamos contra River por la Copa Federación Norte. En ese partido notábamos que el árbitro estaba en contra nuestra, pero tuvimos la cabeza fría y sacamos ese partido adelante jugando al fútbol. Con Independiente pudimos haber hecho lo mismo y no lo hicimos.

– Una semana antes del primer partido contra Independiente el cuerpo técnico de ustedes había advertido sobre alguna situación extrafutbolística. ¿Entiende que eso pudo haber alterado al público de Juventud y que reaccionaría ante cualquier pitazo en contra?

– Puede ser que sí, hoy pensándolo en frío considero que eso nos pudo haber jugado en contra por cosas que sucedieron antes con este rival, pero en ese momento no lo pensábamos de esa forma. También es verdad que en los últimos tres partidos que habíamos jugado habían sucedido cosas que nos hacían pensar así.

– ¿Cuál fue la actitud de ustedes en el momento en el que se producían las agresiones? 

– Uno en ese momento trataba de que las cosas se calmen un poco, lo que estábamos viviendo era muy feo y no se lo deseo a nadie. Lo que le pasó al árbitro me dolió muchísimo y por eso los jugadores intentamos en todo momento intermediar, más allá de que durante el partido habíamos sentido que el árbitro estaba en contra nuestro.

– ¿Qué tiene pensando hacer después de todo lo que aconteció? ¿Imagina que seguirá jugando en Juventud pese a la sanción que reciba el club o tiene intenciones de cambiar de aire?

– Hoy lo que quiero es disfrutar de mi familia y recuperar un poco el tiempo perdido con ellos, porque la verdad que yo no vivo del fútbol, tengo un trabajo aparte y cuando salía de trabajar agarraba mis cosas y me iba a entrenar. Recién a la noche veía a mi familia y estaba muy poco tiempo con mi novia. Hoy quiero descansar y si llega alguna oportunidad la voy a analizar bien pensando en lo mejor para mí, ya que tengo 26 años y todavía tengo la ilusión de vivir de esto, de levantarme cada mañana y pensar que sólo tengo que ir a entrenar.

Fuente: La Opinión de Pergamino

Seguir leyendo PRIMERA PLANA ►
error: ¡Agradecemos compartir la noticia!