Los vientos de más de 120 kilómetros por hora de fuerza ocasionaron graves daños en la zona oeste de la ciudad. Las primeras evaluaciones de Defensa Civil determinaron que se volaron más de setenta techos de viviendas. En diálogo con el Semanario El Tiempo, el titular de Defensa Civil de Pergamino reconoció que nada hacía prever que se desatarían vientos fuertes sobre nuestra ciudad y eso los encontró desprevenidos.

La Municipalidad reunió un comité de crisis en la sede de Defensa Civil de boulevar Tucumán a partir de la tormenta de fuertes vientos desatada en nuestra ciudad el viernes a la noche.

El intendente Javier Martínez y el jefe de Defensa Civil, Marcos Morro, junto al resto de funcionarios del Gabinete municipal se pudieron a trabajar en la asistencia de vecinos afectados por el temporal y la limpieza de avenidas y calles afectadas por ramas y árboles caídos.

Durante toda la madrugada estuvieron trabajando las cuadrillas del Corralón, a cargo de Guillermo Illia, en la limpieza de los distintos sectores de la ciudad afectados por los fuertes vientos.

En diálogo con Semanario El Tiempo, el titular de Defensa Civil de Pergamino reconoció que nada hacía prever que se desatarían vientos fuertes sobre nuestra ciudad y eso los encontró desprevenidos. “El Servicio Meteorógico nacional nos alertó sobre tormentas fuertes; pero en el reporte de emergencias no nos avisaron sobre vientos fuertes”; explicó Marcos Morro.

“El pasado sábado 16 sí habían emitido un alerta sobre vientos fuertes que “pasaron por arriba o el costado” de nuestra ciudad; pero esta vez nos agarró medio de imprevisto porque no había alertas de vientos intensos como los que se dieron”.

La intensidad de los fuertes vientos fueron cuantificadas por los especialistas quienes determinaron “que se registraron ráfagas de más de 120 kilómetros por hora”; según el titular de la cartera de Defensa Civil comunal.

Las zonas más comprometidas abarcan la franja oeste de la ciudad, de sur a norte abarcando los barrios Santa Julia; la línea de la avenida Barrancas del Paraná; barrio Belgrano; barrio Güemes; Tupac Amaru; 12 de Octubre; Otero; Villa San José y Centenario. “Fueron los barrios más afectados”.

El sábado a la mañana tenían registrado, en la base de datos de Defensa Civil, setenta voladuras de techos; centenares de árboles y ramas caídas; al igual que postes de tendido eléctrico derribados.

Los daños fueron de una embergadura muy grande por la intensidad del viento en toda una área donde produjo los mayores daños; pero hubo otras pérdidas en distintos puntos de la ciudad. 

El servicio de emergencia vecinal 147, que administra el Municipio derivó doscientos llamados a la Cooperativa Eléctrica por situaciones de interrupción del servicio eléctrico a vecinos.

A las 22:00 se dió la primera reunión formal del comité de crisis con los funcionarios del gabinete municipal y el intendente; donde hicieron las primeras evaluaciones de la situación a esa hora e impartieron las primeras directivas.

Todos los agentes del Corralón; de Patrulla Urbana y de Defensa Civil salieron a la calle a trabajar en la limpieza de los sectores más afectados partiendo desde la estrategia de “limpiar primero las avenidas para favorecer la circulación vehícular en las vías de comunicación más transitadas. Luego de liberar las avenidas las cuadrillas siguieron con despejar las calles de los distintos barrios”, tal como reconstruyó Morro.

Durante todo el sábado han seguido trabajando intensamente para lograr avanzar en la limpieza a través de la recolección de residuos interrumpida y la quita de ramas y plantas caídas.

Una gran preocupación en la comunidad es la falta de agua en muchas viviendas de distintos barrios desde la noche del viernes y la normalización gradual a partir que se reestablecía el servicio eléctrico en los distinos pozos de abastecimiento de agua corriente.

Fuente: Semanario El Tiempo de Pergamino / Imagen de portada de archivo

Seguir leyendo PRIMERA PLANA ►