Brown de Madryn le propinó otro golpe a Douglas jugando de local este domingo por la tarde. Con un fútbol agresivo, intentando atacar y con protagonismo, los del “gato” Esmerado ganaron 2 a 0 en el Miguel Morales con dos tantos de un intratable Tobías Figueroa. La jornada fue nefasta para el rojinegro que no sólo cayó ante su gente, sino que perdieron dos jugadores pensando en la batalla con All Boys de la semana que viene -expulsados Govea y Coria-, y sobre todo porque entraron en la tan temida zona del descenso. 

Fue un domingo sin nada positivo, donde todo salió mal, con totalidad de pálidas, las cuales se suscitaron en 90 raros minutos de un cotejo que insinuó ser una cosa y terminó siendo un duro cachetazo en la vida deportiva de Douglas, que cayó bien con Brown de Madryn en el Miguel Morales.

Sin embargo, la Banda no sólo le asestó un golpazo al rival con el 2 a 0 a su favor, sino que el rojinegro no le pudo regalar una sonrisa a su gente que acompañó en buen número, perdió dos soldados claves para la batalla de Floresta de la próxima semana, y lo peor es que ingresó en la tan temida zona del descenso.

El partido fue atractivo desde el comienzo. En un rectángulo con excesiva cantidad de barro producto de los 45 milímetros de lluvia caída en la madrugada, el visitante mostró ser un equipo que arribó al norte bonaerense a refugiarse, y buscó constantemente pararse en campo enemigo, mediante las escaladas furiosas de Strada en la derecha y de Mosca en el sector opuesto, más el perfecto tándem de volantes centrales que conformaron Rivadero y Sánchez, sumado a un intratable Figueroa en la ofensiva, que fue una pesadilla para los defensores locales.
Tobías fue el actor principal de las dos primeras situaciones de peligro en el amanecer el match. Una ni bien pitó el juez en la que Strada metió centro y el cordobés de La Granja de mediavuelta definió a centímetros del caño izquierdo de Perafán, y la otra a los 3´ cuando la paró de pecho y con un giro remató con potencia un balón que se fue arriba del travesaño.
El “Milan de Pergamino” apostó a lo suyo. Toque por el piso con Rodríguez Rojas y Galucci Otero en el amanecer de los ataques, haciéndose anchos con Pereira y Boló a los costados, o cediendo juego al talentoso Grazzini, que pocas veces se conectó con Govea.
Por eso, después del sofocón del principio, asomaron la nariz, y contaron con oportunidades nítidas para convertir. A los 7´ tras una buena maniobra colectiva en una sucesión de pases, Gallucci Otero la pifió dentro del área, y en 12´ Boló la bajó con el pecho y probó con un derechazo que contuvo Mehring al ras del suelo.
Pero en ese momento ideal llegó el grito en el arco contrario. A los 18´ se produjo un córner que Strada, en una jugada preparada, tocó atrás a la entrada de Dematei, quien de una la depositó en la testa de Figueroa, y éste la estampó abajo, inatajable para Perafán. Y sin dar respiro, a los 25´ en un tiro libre aquél la clavó del ángulo y ante la sorpresa de los presentes, puso el 2 a 0.
Ese desconcierto de los pergaminenses le permitió a la visita generar un par de acciones en la que casi aumentan el marcador. A los 31´ Strada imprimió una comba al área y el goleador la dirigió por encima del larguero increíblemente, y más aún la de los 38´ en la que Mosca le ganó la posición a Azcárate y entregó al medio al 9 en un “tomá y hacelo”, y éste no conectó.
En el complemento Lippi no esperó demasiado y cambió. Adentro González y Córdoba por el “Conde de Balcarce” y Boló, y sus dirigidos fueron a los ponchazos, sin tanta claridad empero con ganas y actitud en pos del descuento.
Y con esa fórmula estuvo ahí de acortar distancias. A los 20´ Grazzini gozó de una en la que tapó el arquero y en el rebote le cometieron un indiscutible penal que Guaymas no sancionó, y en 23´ Córdoba cabeceó imperfecto y en el segundo palo Govea no alcanzó a empujarla a la red.
No obstante, en el instante propicio se presentaron las malas. Govea fue a disputar un esférico con Flores, hizo falta, segunda amarilla, roja, y a los 25´ los del DT juninense quedaron con 10. Y en 33´ Coria fue con los dos pies hacia adelante contra Giordana y también se fue a las duchas.
Con dos hombres más, los de calle San Nicolás 44 otorgaron espacios, y los de Gastón Esmerado, que ya no se exhibieron como en el primer período, poseyeron ocasiones para estirar las cifras, tal el caso de los 27´ con Figueroa que mano a mano con Perafán la mandó afuera, y a los 30´ Giordana ensayó una de emboquillada y la redonda se fue besando la inserción del poste y el horizontal.
Se fue el encuentro, a pesar de que el dolor recién empieza. Habrá que levantarse de inmediato, porque este campeonato no admite decaimientos. Se viene una final con All Boys el sábado que se avecina, y es la excusa ideal para levantarse.
Síntesis:
Douglas: Perafán; Bazán, Gioda, Coria, Azcárate; Pereira, Gallucci Otero, Rodríguez Rojas, Boló; Grazzini; y Govea Tenorio. DT: Sergio Lippi. Suplentes: Di Fulvio, Cabral, López y Rodríguez.
Brown M: Mehring; Flores, Albarracín, Saín, Dematei; Strada, Sánchez, Rivadero, Mosca; Bauman y Figueroa. DT: Gastón Esmerado. Suplentes: Bilbao, Pereiro, Arguello y Torres.
Cambios: Córdoba, González y Tamburelli, por Boló, Azcárate y Gallucci Otero (DH). Pérez, Giordana y Galvaliz, por Sánchez, Strada y Bauman (B).
Amonestados: Gioda y Bazán (DH). Dematei, Flores, Mosca y Pérez (B).
Expulsados: ST 25´ Govea (DH), 33´ Coria (DH).
Goles: PT 18´ y 25´ Figueroa (B).
Árbitro: Federico Guaymas, de Salta.
Cancha: Miguel Morales.
Agradecimiento: Hugo Marina.
Fuente: La Gloria o Devoto

Comments

comments

Copy Protected by Chetan's WP-Copyprotect.