• cielo claro
    32° 10 de Diciembre de 2018
macri-festejojpg

Rescatando al soldado Macri

Ignacio Fidanza Por Ignacio Fidanza | 10 de Julio de 2018

Macri libra por estas horas una sorda batalla contra su propia coalición de Gobierno, en un intento desesperado por preservar algo de lo que considera su legado. Esto es básicamente una economía abierta, un poco más competitiva y que funcione con las reglas del mercado.

La corrida que se llevó puesto todo y los dejó temblando, agitó el reflejo de apelar a alguna clase de remix de las recetas kirchneristas. Barril criollo como tope al crudo para que no se disparen las naftas, freno a la baja de retenciones, obligación a exportadores a liquidar en el país, freno al ajuste de tarifas, suspensión de la reforma fiscal que trazó un sendero de baja de ingresos brutos y otros impuestos. Ese es parte del recetario de kirchnerismo de urgencia que Macri resiste.

Hace bien. Si pierde el relato del libre mercado se queda sin nada. Como le pasó con el aborto. Enajenó el voto duro de la Iglesia que lo tenía mayoritariamente adentro y no conquistó los sectores progresistas que si tenían alguna duda, Lilita Carrió se encargó de despejárselas cuando anunció que Macri empujó esa iniciativa como un artilugio cínico para desviar la atención de la agenda económica.

"Macri trazó tres líneas rojas: Pidió no tocar la reforma tributaria, la reforma fiscal y el plan de obra pública", comentó un integrante del gabinete nacional.

Las líneas no están trazada porque sí. Hay presiones. Los gobernadores peronistas quieren suspender ya el pacto fiscal y desactivar la baja de ingresos brutos, preocupados por el impacto en la recaudación de la caída del crecimiento, que hasta los pronósticos mas entusiastas reducen para este año a un máximo del 1 por ciento del PBI. Nada.

"El presidente no quiere caer en la salida clásica de este tipo de crisis que consiste en subir los impuestos, quiere que hagamos el esfuerzo de bajar el gasto público al máximo y si en el límite no alcanzó, recién ahí abrir la discusión a otras opciones", agregó un funcionario que participa de los intensos debates internos.

El último pacto fiscal se firmó en 1993 durante el menemismo y poco más de un año después se dejó sin efecto por el impacto del efecto Tequila. Macri pretende superar al menos esa marca.

El ministro de Hacienda bonaerense, Hernán Lacunza, fue transparente al afirmar en una entrevista: "Sería una mala salida cubrir el bache fiscal con suba de impuestos".

Macri le prometió a la Mesa de Enlace que se mantendrá la baja de retenciones. Es lo que quiere. Pero si la crisis se agrava la discusión volverá a abrirse. Así hay que entenderlo.

Este lunes, el ministro Nicolás Dujovne tuvo una video conferencia con importantes jugadores de Wall Street. Se buscó tranquilizar a un mercado para el que Argentina "se cayó del mapa". Es feroz el castigo. La orden fue desmontar todas las posiciones. Algo de esto sabe Darío Lizzano, hasta hace poco uno de los ejecutivo favoritos del macrismo, que se acaba de perder un bono de 30 millones de dólares porque no pudo garantizar a sus patrones del fondo Point State una rentabilidad del 8 por ciento.

Hay muchas explicaciones para el fastidio de los mercados con Macri, pero todas confluyen en un punto: El gradualismo mutó en inmovilismo. La promesa del Gobierno fue que si ganaba las elecciones de medio término iba a encarar la etapa de reformas. Ganó y en lugar de cumplirla sumó al simulacro del ajuste el simulacro reformista: La laboral naufragó en la intrascendencia y la fiscal, que ahora Macri defiende, pecó de modestia. El impuesto al cheque sigue, por ejemplo. 

También le critican a Macri el gabinete de veinte ministros y el trípode de la Jefatura de Gabinete. "Eso es puro círculo rojo local", rechaza un hombre de los que mas consulta el presidente. Es posible que desarmar la Jefatura de Gabinete y bajar los ministerios a la mitad no solucione nada de fondo, pero la señal iría en el camino esperado por los mercados, que se mueven en gran medida en base a señales.

¿Van a romper los contratos de energía? ¿Necesitan al peronismo para hacer el ajuste? ¿Macri sigue con chances de reelegir?, fueron las tres inquietudes centrales que desde Wall Street le plantearon a Dujovne.

En la conversación que Dujovne tuvo con los operadores de Wall Street, tres fueron las inquietudes y en este orden: "¿Van a romper los contratos de energía?"; "¿Necesitan un acuerdo con el peronismo para hacer el ajuste?" y "¿Qué tan viable sigue siendo la reelección del presidente Macri?".

Los interrogantes son fascinantes porque grafican el dilema que perfora al Gobierno: hay dudas sobre la real convicción para mantener el rumbo de tránsito hacia un sistema de libre mercado y hay dudas sobre la fortaleza política de Cambiemos. 

Durán Barba podría argumentar que acelerar el ajuste debilita la base política del Gobierno, de manera que los interrogantes del mercado conforman un silogismo dañino que se auto anula. "A Macri se le terminó el cuento de hacer populismo adentro y vender libre mercado afuera", sintetiza brutal Sergio Massa, en la intimidad.

Estamos entonces en el mundo del ajuste. Dujovne ya congeló hasta el final del mandato el ingreso de personal al Estado nacional, lo que arroja por las jubilaciones, un estimado de 3 por ciento menos de empleados por año.

Se le puso además el freno al gasto en servicios y contrataciones, que si se cumplen las previsiones de Hacienda, concluirán al final del año con una ejecución del 80% de lo previsto.

Se suman restricciones fuertes a las transferencias no automática a las provincias. Ahí es donde entra el peronismo. "No esperen una foto de una gran acuerdo, lo que hay es mucho whatsapp todos los días", describió uno de los funcionarios de Macri que negocia con los peronistas. Es decir, los van llevando como pueden, mientras avanzan en los recortes. Micromanagment de un ajuste que deberá ubicarse en una franja de ahorro del gasto que va de los 200 mil a los 270 mil millones.

¿Y el programa financiero? Juran en el Gobierno que con el acuerdo del FMI el grueso está cubierto. "Sólo vamos a tener que tomar el año que viene 8.000 millones de dólares en el mercado local", afirman.

Entonces, pasando en limpio las tres preguntas de Wall Street: Por ahora no hay ruptura de contratos en el área de energía, se apostará a la autorregulación del mercado en el traslado al surtidor del aumento del barril, usando a YPF como referencia. No es necesario el acuerdo con peronismo para bajar el gasto, pero es deseable para no enrarecer aún más el clima político; y la reelección de Macri es una moneda en el aire que en este momento no tiene sentido predecir.

Si la urgencia es el dólar, la política es el sustrato. La pelea de Carrió con los radicales puede ser folklórica y hasta funcionar como entretenimiento pasajero, pero una parte de la corrida está anclada en las dudas que transmite Macri como conductor del proceso político argentino. Reconstruir su autoridad es prioritario.

El autor es el fundador y Director de La Politica Online, sitio donde fue publicada originalmente la columna