|

Respuesta reactiva del Municipio

0

Por Pedro Rossi *

Llovieron casi 220 milímetros en 24 horas y Pergamino se inundó. Nos dejó un saldo de 13800 vecinos con el agua dentro de sus hogares y millonarias pérdidas materiales. 240 manzanas se vieron afectadas. Esa es la crónica de una realidad cruda y dura. Como ocurre en estos casos, las reacciones del Estado son rápidas. Pero espasmódicas. Reactivas, nunca proactivas. 

El Estado Municipal realizó una muy mala gestión de la crisis en todas sus etapas lo que generó el malestar generalizado en las zonas afectadas. Defensa Civil pertenece al Estado Municipal. Fue la dependencia que más críticas recibió por parte de los vecinos. Quedó evidenciada su falta de profesionalidad en la operatividad y en el manejo de los recursos.

No realizó la prevención correspondiente ni la alerta temprana, desestimando un alerta del Servicio Meteorológico Nacional y el aviso a la población del fenómeno climático que se preveía.

No tenía almacenado elementos básicos tal como agua o cloro e hizo un pedido por las redes sociales de dichos materiales lo que hacía presuponer de lo que nos esperaba.

No dio satisfactorio auxilio y la asistencia durante la tormenta. Tampoco estuvo el apoyo, la asistencia y el acompañamiento posterior al diluvio.

La última gota que rebasó el vaso de la paciencia vecinal fue la entrega de los Certificados de Inundado. El maltrato producido a los vecinos parece no importarle a nadie. Se comunicó mal produciendo un efecto “puerta doce” donde todos los vecinos fueron el mismo día y se llegó a colas de 7 cuadras. Dicho certificado lo podría haber generado el propio municipio a través de sus Sistemas Informáticos.

Respuesta Reactiva

La sociedad respondió rápido a través de una gran convocatoria de la COSOPER donde se reunieron más de 1500 vecinos y elevaron un petitorio a las autoridades municipales.

Las autoridades de Pergamino también se movieron rápido, quizás por tener “el agua al cuello” por la no satisfactoria gestión de la crisis y por la movilización de los vecinos.

Fue una respuesta reactiva y no una respuesta proactiva dentro de una coordinación y menos aun una respuesta planificada.

La muy buena relación que el Intendente Martínez tiene con la Gobernadora Vidal y el Presidente Macri ha maquillado la tarea de la dirigencia local. Rápidamente se vieron fotos en medios locales con Ministro del Interior Frigerio y otras con funcionarios responsables de la parte hídrica de la provincia hablando de proyectos de antaño.

Lo grave de la conducta de nuestra dirigencia es que siempre corre detrás de la pelota. Nunca puede anticipar ningún evento.

Pergamino no sufrió un terremoto, que hubiese sido una situación inédita en nuestra historia. Sufrimos por “enésima” vez una INUNDACION, situación conocida y experimentada.

Lo que viene

El Municipio deberá empezar a trabajar en dos planos de manera simultánea.

Uno de ellos será el plano operativo. Se deberá profesionalizar Defensa Civil. Personal idóneo incorporado por concurso de antecedentes. Donde realicen tareas de prevención/alerta temprana, auxilio y asistencia a los afectados. Trabajar conjuntamente con Bomberos y demás fuerzas de la ciudad.

El otro plano es el estructural. Obras de infraestructura estratégicas que aporten la verdadera solución al tema. Las obras de cosmética electoral no aportan soluciones y ahora ni tampoco votos.

Tal como le dijo un vecino inundado a la Gobernadora Vidal en su fugaz visita a un centro de evacuados, “menos fotitos y más obras..”.

* Conductor del programa SinRodeos / Docente de la UCA, UNNOBA, ISFDyT Nro 5 / Consultor en Desarrollo de Organizaciones

 



Comentarios

Comments are closed.