PACK

La contaminación atmosférica es el mayor riesgo para la salud ambiental.

La calidad del aire que respiramos, también influye en nuestro estado de salud, ya que en él se pueden encontrar toxinas que afecten nuestro cuerpo, en particular todo el aparato respiratorio.

Debido a los gases que se liberan a la atmósfera de forma constante, proveniente principalmente de los autos y las fábricas, aunque también de otros aparatos, la calidad del aire no es igual en todo el mundo.

Según el European Air Quality Index, la calidad del aire que se respira en las principales ciudades europeas va de malo a moderado. En la Comunidad de Madrid, la mayor parte no es bueno.

El caso porteño

Según un estudio realizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), casi la mitad de la población mundial convive con una polución 2,5 veces mayor que los niveles recomendados.

La Investigación, midió el nivel de las partículas contaminantes PM 2,5, conocidas como finas porque son las más pequeñas y por ende más nocivas, ya que pueden penetrar directamente en los pulmones.

La Ciudad de Buenos Aires tiene una menor cantidad de partículas contaminantes que Quito, Asunción, San Pablo, Caracas, México DF, La Paz, Santiago de Chile; Bogotá y Río de Janeiro, aunque mayor cantidad que Guadalajara y San José de Costa Rica, indicaron.

De todas formas, supera en un 30% el nivel máximo y saludable de partículas contaminantes producidas por los vehículos, las centrales termoeléctricas y las industrias.

Fuente: conBIENestar

Seguir leyendo PRIMERA PLANA ►
error: ¡Agradecemos compartir la noticia!