Sonia Sánchez fue explotada sexualmente desde los 16 años. Pudo salir de lo que llama “un campo de concentración” y hoy da charlas en escuelas y universidades. Quiere que los varones no se convierten en prostituyentes y que las chicas no caigan en esas redes.