• nubes dispersas
    15° 17 de Agosto de 2019
boton-panicojpg

Sumaron 15 botones de pánico para distribuir entre víctimas de violencia

“La demanda de esta herramienta está en correlato directo con el aumento del número estadístico de casos de violencia familiar o de género”, explicó el fiscal general Juan Manuel Mastrorilli.

En el marco del Programa de Responsabilidad Social que desarrolla el Colegio de Abogados y con el aporte de la empresa local Naldo, se ampliaron en quince las licencias de botones de pánico para ser distribuidas entre víctimas de violencia familiar o de género. Además, se incorporaron cinco celulares con la tecnología adecuada para su implementación.

El convenio correspondiente fue firmado ayer por representantes del Colegio, el Ministerio Público Fiscal y la empresa encargada del monitoreo, Alarmas Noroeste. Los botones serán repartidos en los nueve distritos que conforman el Departamento Judicial Junín.

En este marco, el fiscal general Juan Manuel Mastrorilli destacó que “la demanda de estos botones está en correlato directo con el aumento del número estadístico de casos de violencia familiar o de género” y destacó que el Departamento Judicial Junín es uno de los pocos que aplica esta herramienta de prevención.

Mejor justicia

“El mejor funcionamiento del servicio de justicia impacta sobre los justiciables. En Departamentos judiciales como el nuestro, que es importante en número, no tiene gran caudal de matriculados y habitantes, tenemos un ida y vuelta permanente con los operadores de Justicia, en este caso con el fiscal general Juan Manuel Mastrorilli”, comenzó explicando el presidente del Colegio de Abogados, Pablo Rasuk.

En este marco, “viendo las necesidades y dentro del programa de Responsabilidad Social que pusimos en marcha, una de las cuestiones que salieron fue la necesidad de contar con más licencias para botones de pánico”.

Además, recordó que “la Justicia tiene una mirada especial sobre estar presente y la inmediatez de atención ante esta problemática, de violencia familiar y violencia de género”.

“Por eso, como institución, decidimos acercarnos a la comunidad y colaborar con mayor cantidad de licencias para una mejor distribución, porque estaba limitada la ayuda a esta gente, que en casos tiene un crecimiento exponencial”, agregó.

Rasuk indicó que “el Colegio tuvo el apoyo inestimable de la empresa Naldo, a través de su presidente Gustavo Lombardi, que donó tres de los cinco celulares y dejó los otros dos al costo”.

En todo el Departamento

Por su parte, el fiscal general Juan Manuel Mastrorilli apuntó que “la preocupación del Colegio respecto a la problemática me parece destacable, porque somos único con este esquema de trabajo en la provincia. No hay botones de pánico provistos por el Poder Judicial, en otros distritos funcionan bajo órbita municipal y no son tantos. Es un recurso difundido, pero pocos lo tienen funcionando, así que poder sosteniendo este recurso para mí es un orgullo”.

“En un principio, pensamos estos botones como un recurso sólo para Junín, pero con esta ampliación de las licencias vamos a estar presentes en los nueve distritos del Departamento Judicial. Vamos a tratar que los municipios colaboren con Alarmas Noroeste”, explicó.

El fiscal general resaltó que “la demanda de estos botones está en correlato directo con el aumento del número estadístico de casos de violencia familiar o de género. Siempre la curva es ascendente, así que necesitamos más estos recursos, que se demostraron óptimos como herramienta para ayudar a combatir este flagelo”. En total están en marcha treinta licencias.

Más casos

Según explicó Mastrorilli, “el sistema funciona correctamente y las asistencias también impactan también en nuestro Centro a la Víctima, así que la Fiscalía está al tanto en forma inmediata cuando se activa un botón”.

“No tengo las estadísticas, pero los casos que ha habido fueron atendidos en forma casi inmediata con la concurrencia policial a domicilio. También hay que pensar a estos botones como una herramienta de prevención, más que de solución, para que el victimario sepa que la víctima está protegida, seguida por medidas anteriores del Juzgado como perímetro y restricción de acercamiento. Los botones son una doble medida de seguridad”, agregó.

El funcionario judicial remarcó que “nosotros evaluamos cada caso para el alta y también la baja de este botón, para ir cambiándolo de manos a medida que se requiere, porque los primeros momentos es cuando más atención hay que poner”.

Cómo es el funcionamiento

Fabián Garay es el titular de Alarmas Noroeste, la empresa que tiene a su cargo el monitoreo de los botones de pánico.

Según explicó, “se trata de monitorear a una persona. Si alguien está en una situación de violencia, abre la aplicación y con un simple clic, en la base de monitoreo aparece el evento y la posición que tiene esa persona”.

“La plataforma empieza a seguirla, mientras el operador cumple con el protocolo establecido de avisar a la policía y luego se llama a la víctima para verificar que el servicio se cumpla y saber sobre la resolución del hecho”, apuntó.

Garay dijo que “lo que habíamos armado hace un par de años había que potenciarlo, así que hoy el área tecnológica tiene una libertad total de administrar estas licencias, así que pueden entregar un botón de pánico sin depender de nosotros. Cumplimos con el monitoreo en este caso”.

Foto de tapa ilustrativa

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.