• nubes
    13° 19 de Junio de 2024
victor-capiloutojpg-1

Víctor Eugenio Capilouto un experto en temas de seguridad

Víctor Eugenio Capilouto es un pergaminense que recordamos por su militancia en centros de estudiantes y en la UCR que llevo a la presidencia a Raúl Alfonsín. Estuvo a cargo de la defensa Civil de la Ciudad de Buenos Aires en momentos muy difíciles, tales como el que atravesó con la tragedia de Cromañón.

Hoy espera su jubilación en la docencia (Gestión General de Riesgo en el Instituto de Formación  Técnica Superior Nº 26 del Ministerio de Seguridad de la Nación). En este reportaje se hace  un rápido recorrido por su vida y militancia.

¿Qué recuerdos fluyen de tu adolescencia en Pergamino, y la militancia de principios de la democracia?

Sin dudas, Pergamino aparece permanentemente en mis recuerdos. Es curioso, he vivido más tiempo en otros lugares, pero siempre Pergamino es mi lugar. Mi origen. Y todo lo que viví en la infancia y la adolescencia es un reservorio permanente de energía, referencias y afectos. Mis recuerdos son hermosos. Tuve una niñez feliz, y una adolescencia vivida con libertad y alegría. Pero, en mi caso, como en el de muchos, eso se vio alterado por cuestiones políticas. Soy de la promoción 1976 o sea que pasé de la militancia política en el centro de estudiantes, a vivir el proceso en quinto año. Para mí eso resultó muy fuerte y me “desacomodo” profundamente.

Como contracara de esto, fue el camino  de recuperación de la democracia. Vivirlo en gran parte en Pergamino fue realmente muy lindo.  De repente grupos de amigos que discutíamos, cada uno sosteniendo sus ideas y candidatos.  Reencontrarnos con viejos amigos y conocidos. “blanquear” nuestra pertenencia partidaria (durante el proceso, pocos hablaban de sus simpatías políticas). La primeras pintadas, actos. En cada boliche se debatía. Sin agresiones. Llenos de esperanzas. Y convencidos de algo fundamental juntos.  Todo había sido muy duro. Había una vocación y necesidad que esta vez fuera para siempre.

-¿Qué labor te tocó desarrollar en la Jefatura de Defensa Civil de la ciudad de Buenos Aires hasta 2005, aproximadamente?

En CABA, fui Director General de Emergencias Sociales y Defensa Civil. Luego, el área de emergencias sociales paso a su secretaría específica, (Desarrollo Social) y quede a cargo de la Defensa Civil. Tenía experiencia en el tema (es un cargo político) ya que había trabajado durante varios años previos en Defensa Civil de la Nación, a cargo del área de Operaciones y Planes. (Espacio técnico). El desafío era generar una organización más moderna, capaz de interactuar con muchos organismos científicos y técnicos, para analizar y elaborar sistemas de alerta/alarma, planes de mitigación, y no sólo de respuesta. Tratar de pasar de una visión reactiva a una proactiva. Equiparse para las distintas fases, aprender a planificar, realizar simulacros, desarrollar hipótesis de riesgo y emergencias…. En fin todo lo que se debe hacer en una visión moderna de la Gestión de Riesgo. (En aquella época no se la llamaba así aún).También la necesidad de actualizar  normativa, entre ellas la de Bomberos Voluntarios de C.A.B.A que nos permitiera ordenar y proteger esta actividad.

Obviamente en todos los años que estuve en la gestión me tocó enfrentar numerosas emergencias. A nivel nacional y local. Desde grandes inundaciones, a la voladura de Río Tercero, la embajada de Israel y la Amia. Además de algunas crisis volcánicas y temblores varios. En  CABA, también tormentas severas, explosiones, accidentes en subtes, afectación de servicios básicos, (recuerdo un gigantesco corte de energía que afectó literalmente a media ciudad durante 15 días en el mes de febrero de 1999. En este caso quiero resaltar que sin ningún tipo de promoción recibimos una inestimable ayuda de la provincia de Buenos Aires. Lo destaco, porque el Jefe de Gobierno era Fernando de la Rúa. Y el Gobernador de la Provincia, Eduardo Duhalde. Ambos competían por la presidencia. Finalmente, la tragedia de Cromañón. La más terrible y dolorosa sin dudas. Aún la tengo vívida en mí.

-¿Cuáles para vos son los principios ideales del aprendizaje que das hoy como formador y docente?

La docencia hoy, creo que constituye un permanente desafío. La formación básica, resulta fundamental para no “intoxicarnos de información” mucha de ella superflua. Para un gestor de riesgos, esto resulta fundamental, desarrollar las capacidades para identificar las amenazas. Y para analizar los niveles de vulnerabilidad de las poblaciones expuestas. Identificar las características y poder trabajar sobre ellas de manera concreta. Entender el encuadre, somos gestores para la reducción de riesgos. Son tantas las aristas que muchas veces se pierde el foco y se quiere todo y ya.  En un laburo que te da muchas satisfacciones. Pero también muchos momentos muy duros, y no hablo solo de la catástrofe. Es muy duro cuando advertís y no te escuchan. Todo esto, en base a un sentimiento que afortunadamente traen nuestros alumnos al elegir esta carrera, el de la solidaridad y el compromiso.

-En estos días sucedieron las fiestas de fin y principio de año, desde Defensa Civil, ¿Qué opinas de la pirotecnia?

Estoy en contra del uso de la pirotecnia. No me opongo a los grandes espectáculos de fuegos artificiales en manos de profesionales. Pero si estoy y siempre estuve en contra de la pirotecnia. Posición que me generó muchos problemas durante mi gestión.

-¿Quién es Víctor Capilouto, pasando por su infancia, familia y, sueños?

Esta sería sin dudar la pregunta más difícil. Aún estoy tratando de saber quién soy. Pero sin ponernos filosóficos, quizá sea un representante más de, tal vez, la última generación del estado de bienestar de nuestro país. Nos criamos en un mundo y un pueblo donde los llamados de larga distancia eran “condicionales”, los teléfonos escasos y la tele para un rato en blanco y negro y “si se veía” según la antena. Pero ello hizo de nosotros, tipos del club, de la calle, del boliche. De TEA, INTERAC, Res Non Verba, o Los Leones (instituciones juveniles de la década del ’70). Los grupos de teatro, o la actividad que nos convocara. Teníamos la idea clara de un futuro.

Y así llegue a viejo. Con dos hijas hermosas a las que adoro. Producto de mi relación con dos grandes mujeres que tuvieron el valor de soportarme. Hijo de un Ingeniero Agrónomo, Víctor Capilouto (lo recuerdo en el INTA donde hoy reposan sus cenizas) y una maestra de grado, Carlota Mones. Con dos hermanos. Una mujer y un varón menores que yo.  Y aunque suene raro, hoy que enfrento algunos momentos duros, me doy cuenta que muchos de mis sueños los cumplí. Y que lo grave fue no haberme dado cuenta. Por ello, a futuro tengo muchos sueños chiquitos, para disfrutar. Y otros grandes muy grandes por los que aún sigo trabajando. Y que se puede sintetizar en aquello de Alfonsín que a muchos nos convocó. Que con la democracia logremos una sociedad en la que se coma, se cure y se eduque.  Sin grietas. Todos juntos, cómo en la primavera democrática.

-¿Como ves el futuro de la UCR en estos momentos preelectorales?

Respecto a la UCR, yo no soy dirigente. Ni siquiera alguien que influya. Pero mucho más que su suerte electoral,  me importa que recupere sus valores. Que volvamos a tener el compromiso social del 14 bis de la Constitución Nacional. Que recuperemos la identidad. Esa que tuvimos hace muchos años atrás, y más allá de la cantidad de votos obtenidos, cuando algo ocurría se preguntaban “che… ¿y que dicen los radicales…?” éramos referencia, porque estaba clara nuestra identidad.

 

 

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.