• cielo claro
    17° 23 de Febrero de 2024
depresionjpg

Auto gaslighting: ¿qué es y cómo detectar si te está ocurriendo?

Característico de personas con problemas de autoestima, el “self gaslighting” puede producir mucha angustia y malestar emocional; síntomas y soluciones al problema.

“Tal vez no fue para tanto”“No experimenté un trauma real en mi vida”.  “No merezco que me pasen cosas buenas”.

Estas son algunas de las frases más recurrentes en personas que se hacen auto gaslighting. ¿Qué quiere decir este término? Según laUniversidad de Cambridge, la palabra hace referencia a la acción de engañar o controlar a alguien haciéndole creer cosas que no son ciertas, sugiriendo que puede tener una enfermedad mental. Lo cuestionable es que el concepto de “luz de gas” -traducción al español- suele implementarse en contextos relacionados con las parejas o con vínculos cercanos. Por eso, que una persona se lo haga a sí misma significa que se trata de su propio manipulador emocional.

En cuanto al origen de la palabra, viene de una película clásica de Hollywood titulada “Gaslight”, cuya trama trata de la manipulación de un hombre (interpretado por Charles Boyer) a su mujer (caracterizada por Ingrid Bergman) para hacerla creer que está loca y así robar su fortuna escondida.

Durante el largometraje, él esconde objetos como cuadros y joyas haciéndole creer a su esposa que ella ha sido la responsable de dicha desaparición, aunque ella no lo recuerde. También atenúa la luz de gas (no había electricidad) y le hace creer que el fuego sigue brillando con la misma intensidad que antes.

De qué se trata

Según los profesionales, la “auto luz de gas” es el resultado de una fuerte duda y autocrítica internalizada de tanto impacto que la persona que lo padece comienza a cuestionar su propia realidad y a minimizar sus emociones.

Lo más recurrente es ser víctima de este tipo de manipulación pero por parte de un vínculo cercano, es decir, por amigos/familiares o una pareja.

Sufrir este abuso suele ser horrible y en ocasiones, traumático para quienes lo padecen. Pero peor aún es cuando las personas se lo hacen a sí mismas y comienzan a dudar de su realidad y creen que son desmerecedoras de que les pasen cosas buenas.

“Me convertí en una psicóloga especializada en trauma, pero todavía no podía creer o reconciliar mi propio pasado traumático. Era como un fantasma que me perseguía, pero seguía pensando, ‘estoy siendo demasiado sensible, probablemente estoy exagerando’”, escribe Ingrid Clayton, doctora en Psicología y autora del libro ‘Believing Me’, en una columna de opinión en Psychology Today.

Continuando con su relato, Clayton redacta que recién a sus 40 años pudo darse cuenta de que había estado haciéndose gaslighting durante la mayor parte de su vida.

“Mis síntomas se sentían como impostores porque no estaban relacionados con nada ‘real’ y me decía a mí misma que no debía sentirlos en absoluto”, destacó. Y añadió que una de las peores cosas del gaslighting y del autogaslighting es su naturaleza invisible que lo hace más difícil de identificar.

Otro ejemplo similar de alguien que pasó por la situación de hacerse “self-gaslighting” es el de la investigadora Paige Bendt. En un paper escrito por ella y titulado “Autocrítica en la agresión sexual: un enfoque feminista de Agencia de recuperación” escribió que la auto-iluminación de gas opera bajo los mismos patrones culturales del gaslighting tradicional -en el que una persona manipula a otra-.

“En mi caso, mi yo dominante le dijo a mi yo subordinado que la razón por la que fui agredida fue porque me permití estar a solas con un chico y ese es un ejemplo directo de self-gaslighting”, destacó.

¿Cuáles son los síntomas?

En un video que se viralizó en Tik Tok, la psicóloga Jule Smith enumera tres signos que indicarían que uno se está engañando a sí mismo. Entre ellos, destacó comoprimer síntoma el “culparse a sí mismo por todo”. En palabras de la profesional, esto se refleja cuando se inventan excusas por el comportamiento de otras personas, pero si uno comete un error, cree que eso representa algo fundamental sobre quién es como persona.

El segundo indicio es no confiar en su propio juicio o razón, pero sí darle importancia a las opiniones de otras personas como si fueran una fuente mucho más verídica. “Es algo así como vivir en un estado casi constante de dudas y a la vez buscar claridad en otras personas”, dice Smith.

Por último,la tercera señal que enumera la profesional es invalidar o ignorar los propios sentimientos. Según ella, esto ocurre porque la persona se autoconvence de que es demasiado sensible o que reacciona de forma exagerada, por lo que ya no sabe detectar qué emociones son justificables o importantes.

¿Cómo dejar de hacerse gaslighting a sí mismo?

Para la psicóloga Ludmila Bosco (M.N. 65449), lo principal es cambiar el punto de vista mediante la reflexión de preguntas como ‘¿qué tengo que ver con todo esto que me pasa? ¿qué rol estoy cumpliendo?¿por qué estos síntomas se repiten?’

“Una vez que nos responsabilizamos y adueñamos de eso que no entendemos por qué nos pasa, tenemos que empezar a trabajar en nosotros mismos en cualquier espacio o lugar donde se pueda reflexionar sobre lo que nos sucede”, explica.

Aparte, agrega la Lic. Bosco que otros puntos fundamentales a trabajar en estos casos son las creencias que subyacen en las conductas ya que todo el comportamiento humano está gobernado por creencias conscientes e inconscientes. También explica que las personas que no se creen merecedoras de cosas buenas o se boicotean a sí mismas suelen tener problemas de autoestima.

“Cuando decimos que hay una buena construcción de la autoestima significa que -en especial durante la infancia- uno creció con cuidados suficientes para sentirse valioso y poder desarrollar autoeficacia”, resalta la profesional. En la misma línea, añade que en contraposición, las personas con problemas de autoestima padecen la falta de amor propio porque, a medida que crecieron, este elemento no se pudo constituir correctamente. “Incluso, no es necesario que esté relacionado con algo reprimido, sino que se puede tratar de algo que directamente está ausente en la persona”, sostiene.

En relación a la detección de este problema, la psicóloga hace énfasis en que una vez que la persona entra en la adultez, tiene mayor facilidad para abordar el problema y para conseguir herramientas para lidiar con el.

“No existe una fórmula general para todos porque éste en especial, es un tema a tratar caso por caso. Pero tendrá a la autoestima como eje del trabajo terapéutico, un punto en el que seguramente la persona presenta debilidad”, expone.

Otra herramienta que puede traer alivio momentáneamente es hacer journaling -método de escritura creativa y expresiva para ‘vaciar la mente’ y volcar en escrito lo que no se puede expresar en voz alta-. “He aprendido que escribir es una manera poderosa de ver la verdad de mi autogaslighting, me permite identificar sus orígenes de manera más clara y compartir estas verdades profundas con personas en las que confío”, redacta Clayton en su escrito. Por último destaca:

“Si te preguntas si tu trauma fue lo suficientemente malo como para sentirte tan mal como te sientes … lo fue”

“Si te preguntas si mereces apoyo o las cosas buenas que has logrado ... lo mereces”

“Si te preguntas si puedes recuperarte de una vida de gaslighting… puedes”

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.