• cielo claro
    24 de Junio de 2024
daniel-maffeijpg

El mundo de Daniel "Loro" Maffei

Metió por primera vez a Pergamino Básquet en los cuartos de final de la Liga Argentina. La vigencia de un entrenador extraordinario con 38 años de trayectoria en 12 países diferentes

Cuando era chico, jugaba tan bien al vóley que llegó a integrar la Preselección Argentina. Al básquet lo miraba desde afuera. Hasta que una tarde en la escuela, dada su capacidad de salto y buena altura, sus compañeros del secundario empezaron a pedirle que integrara el básquet en los Intercolegiales. “Las instrucciones eran: -saltá, agarrala y dásela a los compañeros-. En un partido hice 4 puntos, en otro, 6; me empezó a gustar... Hice los dos deportes juntos y después me incliné por el básquet”, cuenta el protagonista.

Como basquetbolista comenzó a destacarse y se lució en las canchas hasta los 26 años, momento en que decidió darle paso al técnico que llevaba adentro. “Me gustaba mucho la idea de ser entrenador y renegaba un montón como jugador porque era demasiado responsable para lo que era la Liga en ese momento”, recuerda Ricardo Daniel Maffei.
Desde ese momento, la pasión por la naranja le brindó 38 años de trayectoria en 12 países diferentes (Argentina, España, Panamá, México, Kuwait, Jordania, Emiratos Árabes, Bahrein, Qatar, Arabia Saudita, Venezuela, República Dominicana). En nuestro país condujo a Belgrano, Libertad, Andino (La Rioja), Quilmes (Mar del Plata), San Isidro (San Francisco), Echagüe (Paraná), Argentino (Junín), Argentino (Pergamino) y ahora, hizo historia en Pergamino Básquet, metiéndolo por primera vez en cuartos de final de la Liga Argentina.
Campeón varias veces en el exterior, aquí fue subcampeón de la Liga Nacional A con Libertad de Sunchales (2000/01) y se consagró dos veces en el TNA, Belgrano (1996/97) y Quilmes (2010/11). “El título más importante fue con Belgrano, ya que más allá de mi afecto por el club, ese equipo pintaba para irse al descenso y fue campeón”, rememora.
En su etapa de estudiante de Ciencias Económicas y basquetbolista, Daniel vivía en San Nicolás, estudiaba en Rosario y jugaba en Pergamino. Se recibió de Contador en tiempo récord de tres años y pocos meses, haciendo todo a la vez. Un día apareció en su casa. Sus padres le preguntaron por qué había vuelto (no sabían cuántas materias le faltaban) y él les hizo creer que había dejado la carrera porque no le gustaba. Hasta que más tarde, les confesó que se había recibido de contador. Elsa y Ernesto se emocionaron. “Ellos fueron lo más importante que me pasó. Daría mi vida por tenerlos acá y darles un beso a cada uno. Verdaderos guerreros de la vida e impresionantes luchadores, ejemplos para mi hermano y para mí”, afirma y se emociona por lo vivido junto con su hermano mayor, Omar.
Daniel tiene seis hijos: Ornela y Bruno Valentino del primer matrimonio y cuatro, del segundo: Carla, Ignacio, Nicolás y Renzo. Es abuelo feliz de dos nietas Jazmín y Olivia. Actualmente está en pareja y enamorado de Débora, su editora de videos que lo acompaña a todos los partidos.
“De muy chiquito viajé a todos lados con él, estando más tiempo fuera del país que acá. Mi vieja nos aguantó a todos juntos. Como padre hizo que nunca me faltara nada. Me enseñó valores como la constancia y disciplina y que para lograr algo hay que esforzarse, que nada llega gratis. Siempre me pregunta qué voy a hacer de mi vida. Es muy buen padre. Preocupado porque no me falte nada, ya sea la comida, económicamente o deportivamente”, lo define Renzo, el más chico.
Desde Udine, Italia, habla Nico: “Es una persona ambiciosa, muy inteligente y que siempre trabajó duro para conseguir lo suyo, tanto en lo personal como deportivo. Posee una gran manera de entender el básquet y de formar grupos humanos/equipos que llegan a grandes cosas. Habla mucho, pero es interesante escuchar sus anécdotas e ideas y que si no la gana, la empata. Eso es algo que toda su vida va a llevar, discusiones, opiniones, etc. Luego en lo personal, no tengo un gran conocimiento”.
A sus 64 años, Daniel volvió a dirigir en el país tras un paso exitoso por Dominicana y revolucionó Pergamino con una campaña sensacional. “Tiene un sabor especial el éxito a mi avanzada edad. Igual, me siento un tipo joven y soy enemigo del DNI porque, para mí, miente. Lo bueno es que acaba de terminar un Mundial donde a la final llegaron un entrenador de 73 y otro de 65.
Popovich sigue siendo exitoso, ni hablar de Rubén Magnano, Sergio Scariolo, Huevo Sánchez y tantos otros que son exitosos en cualquier lugar del mundo. Los dirigentes quieren entrenadores jóvenes, pero los viejos podemos ser buenos todavía”, apunta.
¿Qué es el básquet en la vida de Maffei? “La actividad más importante que me permitió que vos me hagas una nota, conocer muchos lugares del mundo, hacerme muchos amigos y vivir de lo que me gusta, que no es poco. Soy eterno agradecido a este deporte que ojalá me siga regalando alegrías. Y un sueño cumplido es que hay muchos exjugadores que son entrenadores actualmente y valoran haber pasado por mis manos o reconocen que fui yo el que les hizo picar el bichito de ser entrenadores. Es muy gratificante haber entablado tantas relaciones con muy buena gente que aún me recuerda en algún lugar”, asegura.
El último párrafo es para León Najnudel, el padre de todos, el creador de la Liga Nacional. “No hay nadie en el básquet que no pueda estar eternamente agradecido a él. Si pude darme el gusto de vivir haciendo lo que me gusta, mucho tiene que ver el Ruso. En lo personal siempre sentí mucho apoyo de su parte porque cuando empecé mi carrera y él dirigía Sport, yo viajaba un par de semanas a ver sus entrenamientos en Cañada de Gómez. Siempre recuerdo el primer día que fui y me dijo: ‘Quedate a cenar con nosotros’ y yo le respondí que era de noche y me tenía que volver. A lo que me retrucó: ‘Si no te quedás a comer, no venís más”. Así que cada vez que iba me quedaba a cenar con él. Por supuesto que nunca jamás dejó que metiera la mano en el bolsillo ni para pagar un agua mineral y siempre fue muy abierto a todo. Es que fue el N° 1 en todo sentido y deberíamos estar rindiéndole homenaje todos los días porque nos permitió a todos abrir un camino de prosperidad no sólo económica, sino emocional, intelectual y todos los adjetivos que le quieras poner”.
Ricardo Daniel Maffei. El mundo del Loro.​

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.