• cielo claro
    13 de Julio de 2024
sexo-oraljpg

Las cinco estrategias para mejorar la vida sexual, según Harvard

Existen varias formas en que podemos mejorar la intimidad: una de las principales es la actitud.

La monotonía, la costumbre, el aburrimiento y la falta de sorpresa son factores que contribuyen a que mantener relaciones sexuales pueda convertirse en rutina y, además, por la falta de novedad, atención o ideas, los vínculos íntimos pueden terminar siendo una actividad tan apasionante como fregar los platos, limpiar la casa o preparar la cena.

La buena noticia es que existen estrategias que podemos llevar a cabo para mejorar la vida sexual, mientras que además se debe tener la disposición y el interés por querer mejorarla, señaló el psicólogo madrileño Francisco Pérez.
Tener la habilidad de acariciar es importante para una buena relación. (Foto: Adobe Stock)

“Mejorar la vida sexual es posible, igual que hacerlo en cualquier otra faceta. Quizá se hayan tenido dificultades en las relaciones íntimas y tal vez se haya pensado que sería así para siempre”, indicó. Sin importar la edad, siempre se puede tener una vida sexual satisfactoria y, en base a esto, la Escuela de Medicina de Harvard elaboró una lista de consejos fácilmente aplicables.

Las cinco estrategias para mejorar la vida sexual

  1. Informarse. En la actualidad, disponemos de una gran cantidad de recursos y para mejorar la vida sexual un primer paso puede ser la selección de información valiosa y diferenciar aquello que nos sirve de lo que no nos sirve. Como ejercicio de pareja, se puede hablar sobre estas posibilidades, ya que el diálogo también puede ser un estímulo muy excitante.
  2. La lubricación condiciona la satisfacción. Si una mujer se encuentra en la transición a la menopausia, puede que haya notado una falta de lubricación natural. Una vez identificado el problema, existe la posibilidad de utilizar geles lubricantes. Igual que cuando perdemos visión nos ponemos lentes y estamos dispuestos a pagar el precio por tener una buena vista. ¿Por qué no usar un lubricante si lo necesitamos? La cuestión es evitar que aparezca el dolor o las molestias, potenciales enemigos de la excitación.
  3. La habilidad de acariciar. Existe una técnica en psicología llamada focalización sensorial. Esta técnica se utiliza en distintas disfunciones sexuales, por ejemplo, para disminuir la ansiedad asociada al contacto íntimo. Se trata de tocarse, acariciarse, pero sin presión y se prohíbe el contacto con los genitales en las primeras fases. A medida que se va tomando confianza y la ansiedad empieza a disminuir, se va restaurando la libertad de movimientos. El objetivo es llegar a tener una relación sexual completamente placentera. Por otro lado, nuestro cuerpo está lleno de terminaciones nerviosas y casi cualquier zona de nuestra piel pude convertirse en una zona erógena. Lo que marca la diferencia será, además del número de terminaciones nerviosas, la habilidad que tengamos para estimular.
  4. Intentar relajarse. Hay gente que se pone nerviosa antes de mantener relaciones sexuales. Cierto grado de nerviosismo es normal, incluso saludable. Sin embargo, cuando la ansiedad es muy intensa, sus efectos negativos no tardan en aparecer. Cuando nos sentimos ansiosos ante una relación íntima puede que la abandonemos más pronto que tarde. Cuando nos sentimos ansiosos, liberamos una serie de hormonas y neurotransmisores incompatible con el placer, la excitación, la lubricación, la erección, etc. Por eso es importante aprender a relajarse en estas situaciones y existen muchas técnicas para lograrlo. Una de ellas es la respiración diafragmática, se trata de respirar de forma lenta y profunda, activando el diafragma. Esto se consigue mediante la respiración abdominal, en contraposición a la respiración torácica.
  5. Probar posturas diferentes para mejorar la vida sexual. En la sexualidad, es muy importante tener imaginación, ya sea la propia o la de otros para no ser predecibles, para poder sorprender al otro, para no perder esa sensación tan excitante de llegar a un lugar por primera vez o la grata de volver a otro que hace mucho que no visitas. Las estadísticas señalan que un 80% del sexo tiene lugar en nuestro cerebro. Limitarnos a ese 20% puramente físico nos hará quemar calorías, pero nos privará del resto de dimensiones de la sexualidad. Por eso es bueno ir variando lugares y posturas.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.