• cielo claro
    12° 12 de Julio de 2024
dormirenpareja-minjpg

Los siete beneficios de dormir las ocho horas al día que aconseja la ciencia para mantenerse joven

Descansar correctamente nos ayuda a regular las hormonas y mejorar hasta la apariencia del cabello.

Es bien sabido que dormir mal puede provocar diversos trastornos además de un aumento de peso, pero lo que casi nunca tenemos claro es lo mucho que influye el buen descanso en mantenernos jóvenes. Durante un estudio realizado por el Instituto Karolinska, en Estocolmo, se fotografió a 23 personas con una noche de sueño normal y luego después de un periodo de privación de sueño: el resultado fue sorprendente.

La investigación fue publicada en la prestigiosa científica British Medical Journal y, cuando se mostraron todas las imágenes a personas sin información previa, se veía mucho mejor a todos los participantes, en cuanto a atractivo y bienestar, en las fotos en las que habían dormido lo necesario. No sólo más lindos sino, también, más jóvenes, por lo cual el estudio se llamó Informe Bella Durmiente.

Por qué dormir bien nos mantiene jóvenes

Se suele decir que un sueño reparador ayuda a estar bien y se trata de un círculo de bienestar. Las personas que duermen al menos ocho horas cada noche se sienten más atractivas, lo que ayuda a que mantengan un estado de ánimo mejor y un estilo de vida más saludable. Por eso, dormir lo necesario, las horas adecuadas para cada edad, no sólo embellece, sino que también rejuvenece.

Es importante no usar ningún medicamento para dormir. (Foto: Adobe Stock)

Todo ello brinda muchos beneficios que no suceden si nos acostamos tarde y dormimos poco. “No descansar lo suficiente origina un estado de estrés y ansiedad continuado que hace que los niveles de cortisol permanezcan elevados. Entre otras funciones, el cortisol se encarga de inhibir el sistema inmunológico para reservar energías y provoca también un aumento de la histamina. Por ello, si el insomnio se alarga en el tiempo, será necesario tratarlo”, afirma Gema Cabañero.

La experta española en nutrición, antiaging y dietética, destaca que hay que promover una buena higiene del sueño para conseguir un descanso de calidad que aporta efectos antienvejecimiento y una apariencia más juvenil.

Los siete beneficios de dormir bien

  • Repara las células. Dormir mal acelera el envejecimiento biológico y contribuye a los signos del envejecimiento. Eso se traduce en arrugas, piel opaca, ojos hinchados y cansados y cabello sin brillo, mientras que, por el contrario, una buena noche de sueño es como si fuéramos a un spa a darnos un montón de mimos. Mejora el aspecto del cabello, uñas y, por supuesto, piel. El motivo principal es que mientras dormimos, las células se reparan y luego se nos ve más jóvenes. Al dormir, el organismo se activa en plan taller de mecánica del más alto nivel: repara las células dañadas e inicia el crecimiento de nuevas células y se fortalece el sistema inmune y los mecanismos biológicos de defensa contra daños ambientales, como los rayos UV y las células radicales.
  • Aumenta el colágeno. Durante el sueño, el cuerpo aumenta la producción de proteínas que alimentan a nuestras células, entre ellas, el colágeno, la proteína más abundante en el cuerpo humano y fundamental para tener una piel saludable y de apariencia juvenil. Para mejorar la producción de colágeno es esencial tener una buena dosis de sueño profundo cada noche porque, acostarse muy tarde entre semana y compensarlo con más horas de sueño el fin de semana puede afectar, y mucho, a nuestro descanso.
  • Mejora la hidratación. Conseguiremos tener el cuerpo hidratado y evitar la retención de líquidos excesiva. Ambos factores, la deshidratación y la retención de líquidos, contribuyen en gran medida a algunos de los signos más visibles de fatiga y envejecimiento. Como la formación de arrugas en la piel del cuerpo y el rostro.
  • Mantiene la flora cutánea. Disfrutar de un sueño óptimo mejora la calidad de la piel. La flora cutánea es un complejo ecosistema de microorganismos encargados de luchar contra los agresores externos que afectan al correcto equilibrio de nuestra piel. Es decir, componen la barrera física e inmunológica que protege nuestra dermis y la mantiene hidratada, saludable y libre de infecciones, señala Cabañero.
  • Libera la hormona del crecimiento humano. Se la conoce como el bótox de la naturaleza. Se la denomina así porque se trata de un poderoso rejuvenecedor de las células, los tejidos y la función de los órganos corporales. No sólo ayuda a regular el metabolismo, sino también un buen funcionamiento inmunológico. Además, protege contra enfermedades relacionadas con la edad, como las cardíacas y la diabetes. Aparte, proporciona una apariencia más juvenil del cabello, la piel y las uñas.
  • Buena circulación. La mala circulación y el envejecimiento arterial son los principales enemigos de la piel y el cabello. Además del ejercicio físico y una dieta saludable, dormir bien es una herramienta perfecta para mejorar ambos. El sueño ayuda a relajar los vasos sanguíneos, reducir la presión arterial y mejorar el flujo sanguíneo. Las horas de sueños son mimos para tu corazón.
  • Menos estrés, más humor. Dormir las suficientes horas nos hará sentirnos más relajados y felices. Esto ocurre porque ayuda a controlar la inflamación y el daño celular relacionado con el estrés. Con un buen descanso podremos reducir los niveles de estrés gracias a las endorfinas que nos harán sentirnos de mejor humor al levantarnos.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.