• nubes
    10° 19 de Junio de 2024
norberto-gabriel-sanchezjpg

Cómo fue el doble crimen en El Socorro, donde no hay testigos presenciales

La titular de la Fiscalía Nº 6, Patricia Fernández, habló con PRIMERA PLANA sobre los avances en la pesquisa por las muertes de Franco Agustín Plencovich y Luis Alberto Ferrari. Falta encontrar un arma y todavía es materia investigativa el móvil del delito. “El Sátiro” se negó a declarar y se descartó la legítima defensa

Tras el asesinato de Franco Agustín Plencovich y Luis Alberto Ferrari, en un campo de El Socorro y por el cual el único imputado es Norberto Gabriel “El Sátiro” Sánchez, se inició una investigación para descubrir si el acusado actuó en legítima defensa.

El motivo del doble crimen todavía se está tratando de dilucidar, aunque existen varias versiones. La que más resuena es la existencia del pago de una deuda que el dueño del campo se negó a abonar.

Plencovich y Ferrari fueron hasta la zona rural para reclamarle al presunto asesino un monto de dinero, producto de la venta de un vehículo, que sería un camión, marca Volvo. Ya habían intercambiado mensajes de WhatsApp previamente, con amenazas incluidas, que “El Sátiro” había comentado en algunos círculos que frecuentaba.

El hecho se habría desarrollado con el dueño de la chacra como presunto autor de los disparos, con un arma calibre 14, a Plencovich, de 25 años, quien intentó huir en la camioneta, tras recibir un balazo.

NOTA RELACIONADA: Doble crimen en un campo de El Socorro: El presunto autor dijo haber disparado “en defensa propia”

Con la herida en el pecho, se subió a la pick up Renault Alaskan, con la que habían llegado al campo junto a Ferrari e hizo marcha atrás, pero se desvaneció y colisionó contra un carro cargado con un rollo de pastura. Falleció en el acto.

Ferrari, de 45 años, también fue herido en el antebrazo, pero pudo intentar escapar. En su fuga desesperada logró llamar a su esposa para pedirle ayuda y tratar de narrar la situación. También lo hizo con un amigo que vive en General Gelly, pero éste no lo atendió, entre otros llamados.

Sin embargo, minutos después habría sido alcanzado por “El Sátiro”, quien según se sospecha, lo arrastró hacia la camioneta donde estaba su sobrino, donde tras ordenarle que se ubiqué de pie, en el sector del acompañante, le efectuó un disparo en el rostro con una escopeta calibre 16 y lo mató.

“El arma calibre 14 no se encontró. Hoy dispusimos un rastrillaje y fue negativo”, le dijo la fiscal Patricia Fernández a PRIMERA PLANA acerca del arma de fuego que falta en los registros de la causa.

Después de cometido el doble homicidio, “El Sátiro” habría intentado modificar la escena del crimen.

Se presume que ubicó el cuerpo de Plencovich en el asiento trasero y el de Ferrari lo posicionó sobre la butaca del acompañante, lo que demostraría las intenciones de haber querido “moverlos” del lugar. Pero al no poder finalizar esta tarea, llamó a un policía del destacamento de El Socorro. “Maté a dos personas adentro de mi campo”, le confesó. Y sostuvo que lo había hecho en defensa propia.

A pesar del intento del único acusado por asegurar que no tuvo intenciones de matar, la fiscal calificó el hecho como Homicidio Agravado por el uso de Arma de Fuego y Homicidio Agravado por Alevosía.

“Indagamos al imputado y se negó a declarar; todo sigue su curso. Ante la ausencia de testigos, dependemos de las pericias telefónicas, de los abonados del imputado, victimas y balística”, admitió Patricia Fernández.

El agravante de la alevosía propicia a “El Sátiro” a una condena a prisión perpetua, según el Código Penal.

Ahora es el titular del Juzgado de Garantías N° 1 del Departamento Judicial Pergamino, César Alejandro Solazzi, quien debe determinar si convierte la aprehensión  en detención como lo solicita la Fiscalía.

Las autopsias determinaron que Luis Alberto Ferrari murió a raíz de un paro cardiorrespiratorio traumático por estallido de cráneo encefálico, producto de una herida de arma de fuego. Mientras que Plencovich falleció por un paro cardiorrespiratorio traumático por shock hipovolémico y cardiogénico también por un balazo.

Entre los elementos secuestrados por la Policía se encontró un papel dentro de un sobre que decía “deuda Sánchez”, junto a documentación de un rodado que “El Sátiro” le habría comprado a ambos.

 

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.