• cielo claro
    11 de Agosto de 2022
brancatellisuperjpg

Diego Brancatelli bajó la persiana: Cerró su supermercado

El mercado de alimentos "low cost" del periodista dijo adiós y cerró sus puertas. "Para nada lo tomamos como algo negativo", afirmó el ex panelista de Intratables que seguirá conservando el local.

En plena crisis económica, Diego Brancatelli cerró “Don Ahorro”, el supermercado “low cost” que había abierto a fines de 2020 junto a la familia de su esposa, Cecilia Insinga, y a otros dos socios. “Decidimos cerrarlo y encarar otros rumbos y proyectos”, sostuvo el periodista en diálogo con LA NACION. Y aclaró: “Para nada lo tomamos como algo negativo, por suerte el local es nuestro y vamos a seguir apostando al trabajo”Sin embargo, no dio más precisiones al respecto.

Brancatelli había anunciado en septiembre de 2020 que estaba por abrir su emprendimiento con una misión: vender productos más económicos que el programa Precios cuidados. “Yo tengo un restaurante hace ya dos años en Ingeniero Maschwitz y aun así, con lo que significó esta pandemia, estamos con el tema de poner un supermercado”, explicó en aquel entonces durante una entrevista con el programa Informados de Todo (América TV).

“No es un supermercado normal, sino que vamos a hacerlo low cost, un mercado de bajo costo, un mercado social donde la gente pueda acceder a mejores precios, destacó el periodista y adelantó que estaría ubicado frente a la Plaza de Caseros, en el partido de Tres de Febrero. “Pese a que es privado, la idea es ayudar a la gente. Teníamos una plata y en lugar de comprar dólares vamos a poner un negocio, a contratar gente”, comentó. Y concluyó: “Queremos ayudar a pymes locales y tener muchos mejores precios. Acá manejamos pocas marcas de primera y muchas de segunda línea con productos de muy buena calidad”.

No obstante, no fue una tarea fácil. En 2021, cuando todavía era panelista de Intratables, el periodista se quejó por la cantidad de impuestos que deben pagar los dueños de las Pymes por tener a sus empleados en regla. Y se lamentó por la imposibilidad de incorporar nuevos trabajadores.

“Los que tenemos una Pyme y los que pagamos sueldos... Yo tengo un supermercado en Caseros y de paso aprovecho porque nos va bastante flojo para pedir que vayan a ‘Don Ahorro’, que está frente a la estación de Caseros... Tenemos a todos en blanco y es un dolor de cabeza pagar los salarios, más todas las cargas sociales. Es lo que realmente nos hace la diferencia de que nos vaya bien”, manifestó y aseguró que ya no podía contratar más personal, pese a que lo necesitaba.

“Yo no quiero que sea más fácil despedir, pero tampoco que cuando vos despidas a alguien te tengas que fundir porque te hacen juicio con cosas que son inexistentes y siempre tienen la razón, y es imposible sostener. Ahora, sí tendría que ser más fácil poder contratar y que haya facilidades”, sostuvo.

Brancatelli también hizo referencia al tema en una entrevista reciente con LA NACION, en la que admitió que tener un negocio en la Argentina es muy difícil. “Yo, al no venir del palo de comercio, me doy cuenta de que podría haber ganado más plata poniéndola en otro lugar”, explicó.

Y continuó: “Tenés que ser comerciante y vivir de eso para conocer bien el negocio. Cuando yo dije que no me iba bien con el supermercado es porque teníamos una proyección errada, pensamos que un año íbamos a tener 40 franquicias y no sucedió. Es poca la ganancia para la mala sangre que te hacés”, aseguró.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.