• cielo claro
    16° 7 de Diciembre de 2019
conflicto-campojpg

Conflicto entre vecinos de un barrio y propietaria de un campo

El barrio San Ignacio, ubicado en cercanías del peaje de Agustín Roca, sufre inundaciones cada vez que llueve en forma abundante. La solución sería hacer un canal de desagüe que ya aprobó la Provincia, pero la presidente de la FAA, Rosana Franco, se negaría a que esto ocurra y el municipio no logra interceder.

Después de las inundaciones registradas hace dos y tres años, la municipalidad de Junín hizo un canal en el fondo del barrio San Ignacio, ubicado en ruta 188, km 153, a 500 metros del peaje con dirección a Pergamino, en la localidad de Agustín Roca.

El estudio hidráulico que estaba hecho en la zona era de los años ’70 y la mutual Amcipa llevó a cabo el loteo que fue aprobado por el municipio. El barrio se inauguró hace unos seis años.

Ubicado en un sitio poco propicio por las características del terreno y las lluvias, se generaron anegamientos e inundaciones a punto tal que entrara agua a las viviendas. Incluso, luego de la emergencia, se canalizó y puso una bomba de desagote y eso los viene “salvando” de otras precipitaciones acontecidas.

Clara Solveyra, representante de los vecinos del barrio, dijo a SEMANARIO que “durante el gobierno de (Mario) Meoni se hizo un expediente que terminó perdiéndose y tenía por finalidad dar una solución definitiva al tema pidiendo un nuevo estudio a la provincia de Buenos Aires. Con la actual gestión se abrió otro expediente que está aprobado en la ciudad de La Plata”.

Y mientras todo parecía estar a punto de solucionarse, apareció otro inconveniente que poco tiene que ver con el clima.

“Ahora ocurre que una propietaria de los campos aledaños se niega a permitir que el canal pase por allí”, sostuvo Solveyra.

Quien se opone a la obra es, llamativamente, la presidente de la Federación Agraria Argentina filial Junín, Rosana Franco.

“El canal corre pegado al alambrado del campo, o sea que no genera mayores problemas. Ya tuvimos reuniones de todo tipo (con Franco), la municipalidad incluso le ofreció bajarle las tasas municipales para que acepte, pero tiene una posición intransigente y caprichosa”, expresó la representante de los vecinos ante nuestro medio.

Aparentemente, se trata de un tema complejo de difícil resolución si es que se judicializa, por lo que se estarían considerando otras opciones. Entre ellas, se ha diseñado un nuevo trazado, que igualmente generaría atrasos en las obras y tal vez un mayor costo (ver imagen abajo).

El trazado azul es el original, pero debido a la negativa de Franco, se optaría por el trazado rojo,
pero para concretarlo necesitan la aprobación del resto de los propietarios.

La municipalidad trata de evitar la expropiación del predio que se necesita, lo cual sería posible sólo con que se ponga en vigencia una emergencia hídrica, lo cual por el momento y en virtud de la sequía reinante en la región sería de imposible cumplimiento.

Mientras tanto, los vecinos advierten que ante cada tormenta aparece la posibilidad de una nueva inundación que acabe con su tranquilidad y buena parte de sus bienes, tal como aconteció el sábado pasado.

“La solución parece que llegaría el día que tengamos el agua hasta el cuello”, grafican los vecinos.

Respecto al nuevo trazado que estudian, desde la municipalidad informaron que éste pasaría por cuatro campos distintos con trayectos más cortos y el canal quedaría “no en el campo de Franco, sino del otro lado del alambrado, del lado del barrio. Igualmente, debido a lo peligroso que resultaría, sería entubado”.

Solveyra dijo que “ahora hay que empezar a hablar con estos propietarios para ver si nos permiten hacer la obra y darle para adelante”.

La municipalidad dice que todo está para empezar pero se necesita la “servidumbre de paso” que se trata de un derecho real que limita la propiedad de una finca (predio sirviente), al obligarla a dar camino y paso de entrada o salida a favor de otra (predio dominante).

“Eso no se logró con la señora Franco, quien en un principio había dicho que sí lo haría, pero luego se echó para atrás”, manifestó Solveyra y agregó: “ahora tenemos que diagramar todo de nuevo. Eso debe ser enviado a La Plata, esperar aprobaciones y demás”.

“El barrio está bastante enojado –dijo la representante- porque nosotros somos vecinos de otros campos linderos, tratamos de mantener buenas relaciones pero también debemos estar alertas con las fumigaciones que se llevan a cabo, para saber si se respeta o no la distancia correspondiente”.

De todas maneras el tema central hoy pasa por la necesidad de solucionar el problema de inundaciones debido a que el lugar donde se encuentra el barrio es bastante bajo, y por declive natural llega el agua proveniente del otro lado de la ruta 188.

Sólo el canal podrá darles a los vecinos la posibilidad de dormir tranquilos mientras llueve, sin despertarse sobresaltados creyendo que el agua puede entrar a sus hogares y dependiendo de que las bombas extraigan el caudal necesario para evitar esto y que la luz no se corte en medio de la tormenta.

Por ahora queda esperar, porque pareciera que aunque estén las soluciones, siguen quedando barreras para implementarlas.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.