• nubes rotas
    13° 22 de Octubre de 2019
patrullero-rojasjpg

Desbaratan una banda narco liderada por un preso desde la UP 49 de Junín

Todo comenzó con la investigación de un homicidio de un adicto en Pilar hace casi un año. El imputado es un paraguayo. Para entorpecer a los investigadores, los integrantes de la banda hablaban en guaraní.

La derivación de una investigación sobre un homicidio de un adicto a las drogas ocurrido en marzo del año pasado en Pilar derivó en una causa judicial que avanzó hasta dejar desbaratada una organización narcocriminal que comandaba y organizaba un recluso de la cárcel de Junín.

Fuentes judiciales y del Servicio Penitenciario Bonaerense (SPB) informaron a La Nación que en las últimas horas, la investigación a cargo de la fiscal del fuero penal juvenil de Pilar Paula Romeo derivó en el secuestro de 13 kilos de marihuana y la detención de seis sospechosos (tres mujeres y tres hombres).

Esas fuentes identificaron al presunto líder de la banda como Ever Coronel Leiva, de 32 años, paraguayo, que está alojado en Unidad Penitenciaria 49 del SPB, en Junín.

"La investigación continúa para determinar si Leiva hacía ingresar, por medio de visitas, la droga que comercializaba su organización", explicó una fuente judicial.

La fiscal Romeo tuvo la colaboración de detectives de la Gendarmería, personal de Asuntos Internos del Ministerio de Justicia bonaerense y funcionarios del Servicio Penitenciario Bonaerense, según agregaron las fuentes consultados.

El homicidio que dio origen a la investigación ocurrió el 27 de marzo pasado en el barrio Los Grillos, de Pilar. La víctima fue un adicto que había ido a comprar droga. La causa por el asesinato, a cargo del fiscal Raúl Casal, ya fue elevada a juicio con dos acusados; el debate estará a cargo del Tribunal Oral en lo Criminal (TOC) N°5 de San Isidro.

La investigación continuó para dar con los responsables de la venta de droga. Como entre los sospechosos había un adolescente de 15 años se le dio intervención a la fiscal Romeo.

"A partir del teléfono celular secuestrado al adolescente de 15 años se pudo intervenir una serie de líneas telefónicas", agregaron las fuentes consultadas.

El primer problema surgió cuando las personas cuyas líneas estaban intervenidas comenzaron a hablar en guaraní. El inconveniente fue solucionado con la tarea hecha por un gendarme que pudo traducir las conversaciones más importantes para la causa.

Fue así que llegaron hasta Leiva y sus cómplices, que serían integrantes de su círculo íntimo.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.