• cielo claro
    12° 6 de Julio de 2020
arroyo-pergaminojpg-2

El Día Internacional del Medio Ambiente, en una ciudad que se lleva todas las miradas por la problemática de la contaminación

Para las organizaciones del mundo, es una jornada emblema en cuanto a salud y cuidados de los recursos. La actualidad de Pergamino bajo la lupa de Anabel Pomar, investigadora de los “Monsanto Papers” y de Martín Santos, presidente de Greenpeace

La Organización Mundial de la Salud (ONU) presenta este Día Mundial del Medio Ambiente por una recuperación verde y sostenible. El lema de este año es “por la naturaleza” e invita “a los cuidadanos a ser parte de la solución.

Entre las consignas de este año, esgrimen que “la naturaleza está al borde del colapso” por la “pronta desaparición de más de un millón de especies de especies y plantas”.

El documento propone otro tema: “la biodiversidad” y aunque suene lejano por los efectos de esta pandemia, habla de los incendios forestales en Brasil, California y Australia. También la ONU insta a aprovechar las tecnologías disponibles para reconducir el modelo de desarrollo y bienestar y reactivar la economía tras la crisis del COVID-19.

Este día es un llamado al activismo, si se quiere. La historia delimita que las situaciones estructurales y globales no sólo no cambiaron, sino que empeoraron.

En la Cumbre de Río en 1992, Servern Zuzuki, de 12 años, reclamó en nombre suyo y de las generaciones que venían por un cambio en los adultos, que dejen de producir para derrochar, para descartar; que se hagan cargo del hambre de los niños, que el sistema fracasó y que ellos no tienen las soluciones.

Cuando apareció la figura de la también niña Greta Thunberg, hace un tiempo, el discurso fue asombrosamente parecido. Que 28 años después alguien diga lo mismo, y que en el medio no haya habido ningún cambio, no cambió nada, o sí, se empeoró.

En ese momento no se hablaba de cambio climático, aunque sí de la capa de ozono. Después, el resto de los problemas eran los mismos. Hoy se suma la pandemia a un contexto particular.

Hay mucha gente en Pergamino que no ve lo que vienen denunciando mujeres hace un montón de tiempo. Hay una causa federal, inédita en todo el país y las autoridades municipales no la ven. El agua potable de Pergamino no es segura porque así lo determinan los estudios al respecto afirmó Anabel Pomar a PRIMERA PLANA, haciendo foco en la cuestión local. Es pergaminense, licenciada en comunicación social, periodista, ecologista, activista e investigadora de los “Monsanto Papers”.

Mientras se siga poniendo el negocio o la actividad productiva por sobre la vida, las cosas no van a cambiar. Hay otras formas de producir, de pasar a la acción y generar esta conciencia de la que se habla, sin usar los venenos que están enfermando a la gente y están contaminando el agua y el ambiente. Hay que cambiar el modelo productivo y hacer agroecología, recalcó.

El Estado, a través del ministro Juan Cabandié, dijo en una reciente reunión virtual que “ese glifosato o veneno, según como quieran llamarlo, contamina las napas freáticas”, tildando al producto de veneno. ¿Por qué en tanto encierro para cuidar la vida, se fumiga con un mosquito por las calles de la ciudad?

El Estado Nacional, en este contexto de pandemia, declaró que todas estas actividades sean una actividad esencial. De hecho, los insumos de agrotóxicos tuvieron disminución arancelaria.

Martín Santos también es pergaminense, abogado y presidente de Greenpeace Argentina, Chile y Colombia; y presidente del Comité de Gobernanza de Greenpeace Internacional. No hay forma de que un modelo de desarrollo basado en combustibles fósiles, extractivismo, monocultivo, en el uso indiscriminado de agrotóxicos, y en minería intensiva en gran escala, conduzca a un cambio, porque es esto lo que nos llevó al fracaso, esto es lo que hay que descartar”, remarcó.

“Y para descartarlo -completó- no hace falta que se pongan de acuerdo solamente los empresarios, hace falta que haya un nuevo acuerdo ecológico-social”.

Santos dijo que a PRIMERA PLANA que “hablar de un cambio de paradigma real: que cuando se sienten a hablar los gobiernos y los empresarios no dejen afuera a la sociedad civil, ni a las ONG, ni a los vecinos, que se hagan cargo que este fracaso es del modelo capitalista, es de ellos. “Se priorizó el desarrollo suponiendo que el volumen iba a dar la solución al problema y no sucedió, más bien todo lo contrario: la riqueza se concentró, la pobreza se profundizó y hoy la biodiversidad sufre las consecuencias como un todo, concluyó el presidente de Greenpeace.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZx.