• cielo claro
    17° 26 de Octubre de 2020
comi-mujer-san-pejpg

Investigan una denuncia por abuso: bajo amenazas, la obligaba a tener sexo con animales

Un aberrante hecho de abuso sexual fue denunciado en la Comisaría de la Mujer y tiene como imputado a un hombre de 45 años acusado de someter a su pareja a prácticas que incluyen hasta la obligación de tener sexo con animales bajo amenazas.

La víctima, que se encuentra bajo custodia, logró reunir coraje en los últimos días y desde su trabajo fue a la sede policial para asentar la denuncia y pidió resguardo para no tener que volver a la vivienda que compartía con el abusador, con quien estuvo en pareja durante más de 25 años.

En los últimos ocho, la relación se transformó en un verdadero calvario para esta mujer de 44 años que en algún momento se separó de él, pero la presión y las amenazas la llevaron a retomar la convivencia. Ahora, tras varios meses desde que ocurrieron los hechos que involucraron animales, decidió escaparse y pedir ayuda.

El abusador la amenazaba con armas blancas y también le refería que, si no accedía a sus peticiones, la atacaría con las armas de fuego que tenía en la casa. En la denuncia consta que la obligaba a mantener relaciones sexuales contra su voluntad, que le introducía elementos en su cuerpo y que hasta la obligó a intimar con un perro.

La víctima quería irse de la ciudad y había comenzado a tender redes para hacerlo. Necesitaba un empleo y dónde vivir, pero no se animaba a dar el paso hasta que este martes lo hizo: se fue antes de que él la fuera a buscar a su lugar de trabajo y se dirigió a la Comisaría de la Mujer a denunciarlo.

Inmediatamente, el equipo que conduce la comisaria Valeria Sosa activó los protocolos para el caso y dio aviso a la Fiscalía Nº 5, donde recayó la causa. El fiscal Marcelo Manso, que esta semana retomó tareas tras su convalecencia como paciente positivo de coronavirus COVID-19, ya tomó contacto con el expediente y ordenó medidas.

La primera y urgente fue un allanamiento que se concretó el mismo martes, alrededor de las 17.00, en la vivienda donde habitaba la pareja. Buscaban las armas que él le refería a su pareja poseer, pero no encontraron nada. Por lo pronto, ese fue el único temperamento para con el acusado.

La víctima por su parte, quedó bajo custodia, con el personal de asistencia a la víctima de casos de abuso sexual y resguardada en un sitio seguro. Se le practicaron los exámenes médicos de rigor y se puso a su disposición el andamiaje judicial, psicológico y social vigente para este tipo de situaciones.

La mujer esperaba la medida de exclusión perimetral que fue solicitada a la Justicia. Por su parte, el denunciado permanece en libertad al menos hasta tanto se ordenen algunas diligencias por parte de Fiscalía, que trabaja en procura de reunir elementos de prueba.

El relato de la víctima da cuentas de que hay una situación de sumisión por parte de ella y hasta se estima que una eventual pericia psicológica sobre el acusado podría arrojar aspectos relacionados con problemas de ese tipo por parte de él.

"Son hechos difíciles de probar, pero estamos trabajando", aseguró el fiscal Manso, que explicó que para ordenar una detención el Juez va a requerir la acreditación fehaciente de los hechos y elementos de prueba sobre los que recién comienzan a trabajar.

"Hay que destacar que tenemos un nivel de condena bueno en materia de abuso sexual y una política de la Procuración para que las causas de este tipo sean elevadas a juicio lo más pronto posible", señaló el fiscal en diálogo con La Opinión.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/2XQOP1I y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.