• cielo claro
    33° 26 de Enero de 2020
guardia-minjpg

La Guardia del Hospital funciona con nueva modalidad de atención

Desde la inauguración del espacio, se implementa el triage que permite la clasificación de los pacientes de acuerdo a la gravedad del cuadro que presentan. Esto hace que las consultas ya no se atiendan por orden de llegada sino por la prioridad que da el riesgo de vida. La respuesta de los usuarios es dispar.

La construcción de la nueva Guardia del Hospital San José, al tiempo que representó una obra de infraestructura ampliamente demandada, implica un cambio en el modo de funcionamiento del espacio hospitalario dedicado a la atención de emergencias. En rigor lo que se construyó fue la Guardia Pediátrica, pero en una transición que durará hasta tanto se realice la obra de refacción de la Guardia de Adultos ambas funcionan en el mismo ámbito. Y lo hacen con una dinámica radicalmente diferente a la que se tuvo históricamente. Los pacientes que llegan ya no se atienden por orden de llegada sino que la prioridad de asistencia se mide de acuerdo a una clasificación de gravedad que se establece tras una evaluación y siguiendo parámetros validados internacionalmente que se conocen con el nombre de “triage”.

Tras la inauguración del espacio, esta dinámica se puso en marcha con los consiguientes ajustes que se van dando sobre la marcha y ha sido recibida por los usuarios con respuestas diversas. Hay quienes entienden que la prioridad la tengan las personas que llegan con cuadros de mayor gravedad. Y otros, en cambio, demandan que se respete el orden de llegada y se fastidian cuando se informan respecto del nuevo mecanismo.

El doctor Angel Torrano, jefe del servicio de Emergencias del Hospital San José, reconoció que durante los primeros días de funcionamiento se están “acomodando” al nuevo espacio y a una nueva modalidad de atención de los pacientes. También destacó que aunque es una Guardia de transición hasta que se concrete la obra que está pendiente y que permitirá separar la atención de adultos de la pediátrica, resaltó que “se ve incrementada la capacidad de dar respuesta por la infraestructura y el equipamiento disponible”.

Asimismo destacó que el nuevo esquema requerirá de un proceso de educación para que la comunidad utilice el servicio para emergencias y no como un consultorio externo por cuestiones menores. “Esto supone un cambio de cultura respecto del uso de la Guardia de emergencias”, planteó. Y recordó que de las estadísticas se desprende que un alto porcentaje de las personas que llegan a la Guardia del Hospital lo hacen por patología que podrían ser tratadas en forma ambulatoria en cualquier consultorio de atención médica y muchos acuden con cuadros de varios días de evolución.

-¿Cuál es la evaluación que puede hacer respecto del funcionamiento de la nueva Guardia del Hospital?

-Nos estamos acomodando a la nueva dinámica, atendiendo a que la obra de infraestructura no fue la única transformación, sino que estamos implementando un nuevo sistema de atención de emergencias que supone la clasificación de los pacientes de acuerdo al triage. Además en el mismo espacio están funcionando en forma transitoria la Guardia de adultos y la Guardia Pediátrica.

-Cuando habla de triage, ¿a qué hace referencia?

-Triage en francés significa clasificación. Es la clasificación de los pacientes de acuerdo a la prioridad de gravedad que tengan. Es un método antiquísimo que inventaron los franceses durante la guerra napoleónica para evaluar los heridos en las batallas y determinar a cuáles había que atender en forma prioritaria. Significa poder evaluar el peligro inminente o potencial de vida que tenga la persona. Es una clasificación que se aplica internacionalmente y que emplea colores: el verde es que la persona no tiene peligro potencial, es una consulta que se puede resolver de dos a cuatro horas o en consultorio externo; amarillo es que tiene un peligro potencial que se puede desarrollar y que hay que atender en un plazo perentorio de no más de media hora; y rojo es un código que indica que el riesgo de vida es inminente y que hay que asistirlo de inmediato.
Es una dinámica de trabajo totalmente novedosa para Pergamino, así que estamos tratando de corregir errores y viendo sobre la marcha las cosas que hay que cambiar, considerando que la Guardia de Emergencias del Hospital funciona los 365 días del año durante las 24 horas del día, es decir que nunca se detiene y los ajusten se van haciendo mientras se funciona.

-¿Esa clasificación en la Guardia del Hospital quién la realiza?

-Hay dos formas de ingreso a la Guardia: en ambulancia, que en general son pacientes de código rojo. En estos casos, de la unidad de traslado son ingresados al shock room, que es el espacio donde se atiende la emergencia. El paciente que llega en forma ambulatoria es recibido en Admisión, allí se lo ingresa al sistema y en el consultorio N° 1 se le realiza el triage de enfermería. Esto significa que se le toman los signos vitales, se observa el cuadro, los datos se cargan en un sistema informático que es el que aporta la clasificación asignando un código de color según la gravedad. Hay un sistema predeterminado para hacer esa clasificación y está validada internacionalmente.

De acuerdo al código que se le asigne a esa persona, si es rojo es absorbido de inmediato y si es verde vuelve a la sala de espera y aguarda que el médico lo llame. Se considera mucho la prioridad en función de estos códigos.

-¿Para su implementación hubo alguna instancia de capacitación del personal?

-Sí. Se capacitó a todo el personal administrativo, de enfermería y médicos.

Respuestas diversas

Consultado sobre la respuesta de los usuarios tras los primeros días de funcionamiento de la nueva Guardia, el doctor Torrano planteó que “la recepción por parte de los pacientes ha sido diversa”. “Algunos aceptan la nueva dinámica y otros piensan que porque llegaron primero tienen prioridad sobre un paciente que está grave”, señaló. Y marcó que “cambiar esto supondrá un trabajo de educación que habrá que hacer de manera sostenida”.

-Este nuevo sistema invierte la costumbre de la gente de ser asistida en la Guardia por orden de llegada…

-Exacto. Y va a costar acostumbrar a la población al uso correcto de la Guardia. Esta es una guardia de emergencias y sin embargo, hay un porcentaje alto de la población que la toma como un consultorio externo al que se puede acudir a cualquier hora solo porque resulta cómodo. Debería ser una cuestión de sentido común el utilizar la Guardia de Emergencias para lo que corresponde, pero esto no pasa. Y quizás por eso es que genera malestar en una persona con código verde el tener que esperar para ser atendida. Saturar una Guardia con consultas de consultorio externo, hace que la Guardia funcione mal. Hay que pensar en esto y generar otra conciencia.

La estadística, un espejo

Desde el Servicio de Guardia del Hospital San José se lleva un minucioso registro de los casos que se asisten y esto permite elaborar estadísticas. De los mismos se desprende lo que asevera el doctor Angel Torrano en relación al mal uso que suele hacerse de este espacio que es el único con el que cuenta la ciudad para la atención de emergencias.

De las estadísticas elaboradas en 2018, la odontología fue uno de los principales motivos de consulta, cuando este tipo de atención puede resolverse en cualquier otro espacio sin necesidad de resolverse en una Guardia de Emergencias, además de ser un proceso evolutivo. En un alto porcentaje de la casuística, estos cuadros odontológicos tenían entre cuatro o seis días de evolución, lo que marca que las personas tuvieron varios días para ir al odontólogo y sin embargo decidieron hacer caso omiso a las molestias previas y acudir a la Guardia ante la intolerancia al dolor, donde solo se les puso aplicar una analgesia que tampoco resuelve el problema dental de fondo.

En este aspecto, el jefe del Servicio de Guardia resaltó que en lo cotidiano se atienden muchas consultas atribuibles a código verde y señaló que éstas alcanzan el 90 por ciento. En relación al caudal de atención, los datos refieren que hubo un descenso significativo en el último tiempo a raíz de la implementación de consultorios externos de demanda espontánea que descomprimieron al servicio de Guardia. “De acuerdo a las estadísticas con las que contamos, el 66 por ciento de la consulta externa del Hospital se hacía por Guardia; esto cambió un poco con la incorporación de los consultorios de demanda espontánea pero igualmente se siguen atendiendo situaciones que no revisten la gravedad que amerita el acudir a una guardia de emergencias”, añadió poniendo el acento en la necesidad de “educar a los usuarios del nosocomio”.

“Esto requiere de una gran tarea educativa y de una mayor articulación con el sistema de atención primaria de la salud”, opinó. Sobre las consultas de código rojo que se atienden en la Guardia de Emergencias, señaló que en general responden a la accidentología vial, a traumas, trastornos cardiovasculares y accidentes de trabajo. “Hemos llegado a tener 12 ingresos de accidentes de motos por día”, precisó.

“Hay que tener en cuenta que toda la emergencia se centraliza en el Hospital, lo mismo que la atención en vía pública que asiste el Same que se traslada al nosocomio para su resolución”, comentó.

El triage

El triage es un mecanismo que se emplea para clasificar a los pacientes que llegan a una guardia de emergencias. Validado internacionalmente, le asigna a cada caso particular un código que marca la prioridad de atención en virtud de la gravedad inminente del cuadro clínico.

Lo que significa cada color:

Verde: persona sin peligro potencial, cuya consulta puede resolverse en un tiempo de dos a cuatro horas o en consultorio externo.

Amarillo: paciente con peligro potencial que hay que atender en un plazo perentorio no superior a los 30 minutos.

Rojo: código que indica riesgo de vida inminente. Al paciente se lo debe atender en forma inmediata.

El principal cambio: A partir de la implementación del triage los pacientes por Guardia ya no se atienden por orden de llegada.

La principal resistencia: Surge en pacientes clasificados con código verde que deben esperar para ser atendidos.

La tarea pendiente: Educar a la ciudadanía para la correcta utilización de la Guardia hospitalaria.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.