• cielo claro
    12° 31 de Octubre de 2020

La historia detrás del rechazo al Código de Ordenamiento Urbano Territorial

Vecinos y ambientalistas de Ramallo protestan contra el Código de Ordenamiento Urbano, asegurando que está hecho a medida del agronegocio.

Este sábado, una caravana de autos despertó a la ciudad de Ramallo a puros bocinazos: se trató de una nueva manifestación en contra del Código de Ordenamiento Urbano Territorial (COUT) que ya lleva varios años generando tensiones y disputas al interior de la localidad.

La historia es similar a lo ocurrido en otros distritos en donde los negocios inmobiliarios y actividades industriales chocan con los intereses por los espacios públicos y recursos naturales de vital importancia. En Ramallo, particularmente, el COUT es resistido desde hace siete años porque el proyecto original apunta a construir un parque industrial sobre la zona costera, así como habilita a otros proyectos que han sido frenados con amparos judiciales, como la intención de instalar un puerto y una exploración termal.

En ese hipotético Parque industrial, el municipio había firmado un acuerdo con la emprea PTP Group, de Guillermo Misiano, para la creación de dos puertos multipropósito, en donde se producirían diferentes agroquímicos y otros contaminantes. El reclamo de los vecinos está puesto en que los residuos tóxicos podrían ser descartados en el Río Paraná, una de las principales fuentes de la ciudad y un caudal de invaluable importancia.

LA HISTORIA DEL COUT Y LAS RESISTENCIAS

Todo comenzó cuando el Honorable Concejo Deliberante (HCD) de la ciudad aprobó un proyecto del intendente Walter Ariel Santalla, en 2013. A pesar de la buena relación que el exintendente radical tenía con la gestión de Daniel Scioli, la ordenanza durmió en los cajones de Gobernación.

Pero más tarde, en 2017 y bajo la gestión de Mauro Poletti (FPV), el municipio insistió (demostrando que no existían diferencias al respecto entre el oficialismo y la oposición) y el HCD lo volvió a discutir para que el Código de Ordenamiento finalmente se promulgue. Sin embargo, desde el por entonces gobierno bonaerense a manos de María Eugenia Vidal, surgieron dos “observaciones”, que volvieron a pausar las iniciativas industriales e inmobiliarias en Ramallo.

A sabiendas de la gran resistencia que se había desatado en la localidad, en donde varios vecinos habían realizado marchas y acampes en contra del COUT, el gobierno de la provincia le devolvió el proyecto y le pidió puntualmente al municipio que cambie la zonificación de la parcela provincial en donde se pretende construir un puerto, más precisamente en la zona del Tonelero, un humedal de gran diversidad de flora y fauna.

Dicho sea de paso: esas tierras están a manos de un propietario -de apellido Salazar-, suegro del actual intendente municipal, Gustavo Perie (Juntos por el Cambio). Por eso, algunos ambientalistas no dudaron en considerar que el proyecto que impulsa el gobierno local se trata, en realidad, de un “negocio familiar”.

Pero la protesta que encabezaron los vecinos de Ramallo la semana pasada no apunta a dar de baja el Código de Ordenamiento Urbano, sino a rediscutirlo.

“Lo que pedimos es participar de esta decisión. Queremos que sea un Código amplio, participativo y democrático”, le contó a Infocielo, Nicolás Cerratini de Unidos por la Vida y el Medio Ambiente.

Por su parte, desde el oficialismo se apoyan en que –en realidad- el gobierno bonaerense solo presentó “dos observaciones” menores del proyecto original y confían en que eso cambie con la nueva administración provincial, ahora bajo las órdenes de Axel Kicillof.

Aunque desde el sector de vecinos y ambientalistas que protestan, creen que eso no va a pasar porque las irregularidades en el proyecto son numerosas. “Para entender la voracidad de los empresarios solo faltaba usted: cartón lleno. Ya Santalla lo había puesto de manifiesto con todas las patrañas; tuvimos la esperanza en Poletti y también defraudó y usted no tiene nada ni coraje para enfrentarse al poder del dinero”, manifestaron desde la Asamblea en comunicado.

EL TONELERO: HISTORIA Y BIODIVERSIDAD

El Tonelero es un paraje ubicado en la localidad de Ramallo, conocida por ser el epicentro de algunas batallas navales claves en la historia de soberanía. Entre ellas, las libradas el 9 de enero de 1846 en el marco del bloqueo anglo-francés en el Río de La Plata, que culminó con una de las victorias más heroicas, en la “Vuelta de Obligado”, donde el general Lucio Norberto Mansilla construyó baterías defensivas frente al paso del Tonelero y así logró atacar a los buques enemigos y bloquearles su paso.

Pero más allá de su importancia simbólica, que llevó a que se presenten intentos de declararlo un Patrimonio histórico, el Tonelero es un humedal con una gran diversidad de flora y fauna, y uno de los más importantes y grandes del país.

En ese sentido, el Código de Ordenamiento Urbano y Territorial (COUT) que se comenzó a instalar desde 2013 es una seria amenaza en contra de la preservación histórica y ambiental del lugar.

Basta con solo mencionar a una de las industrias que se podrían instalar a metros del Tonelero, PTP Group de Guillermo Misiano, que emplazaría dos puertos multipropósito para la construcción de 10 tanques de 25 m de diámetro, con una capacidad nominal de 65 000 m³, ampliables a 52 000 m³ adicionales, aptos para el almacenaje de combustibles, biocombustibles, fertilizantes líquidos y aceites vegetales.

En eso se concentran las miradas de un grupo de vecinos y de ambientalistas, que la semana pasada salieron –otra vez- a protestar en las calles contra un COUT que se encuentra trabado en constantes irregularidades y con poco apoyo de los ciudadanos de Ramallo.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/2XQOP1I y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.