• cielo claro
    12° 29 de Octubre de 2020

¿Los espacios públicos de nuestra ciudad son accesibles?

El reclamo de una especialista en inclusión social y laboral puso en tela de juicio una obra de refacción en la Plaza 9 de Julio. “Cuenta con un ingreso accesible, pero luego de unos metros el camino se corta y obliga al usuario a girar y regresar”

Los espacios públicos urbanos, como las plazas, son puntos de encuentros y de reuniones entre vecinos. Son sitios donde los niños y las niñas, los jóvenes y adultos mayores con y sin discapacidad hacen uso para pasear, jugar, hacer deportes.  El plan de arreglos y hermoseamiento de las plazas en plena emergencia sanitaria causó sorpresa para algunos sectores de la comunidad. Como es el caso de la psicóloga Agustina Retaco (M.P Nº 15.844), especialista en inclusión social y  laboral.                                                                                         

La profesional se preguntó ¿sí las plazas de Pergamino están pensadas para que todas las personas, independientemente de las características de cada una, puedan acceder y disfrutar plenamente de manera segura, cómoda y autónoma? 

Cuando se realiza una nueva reforma, ¿se tiene en cuenta a todas las personas en la planificación?                                        

Agustina Retaco, que atiende a personas de todas las edades, explicó que “la Plaza 9 de Julio cuenta con un ingreso accesible, pero luego de unos metros el camino se corta y obliga al usuario a girar y regresar. Por lo que ese camino pavimentado solo permite el desplazamiento, la utilización y el disfrutar de un sector pequeño de la plaza”.

Durante éste año se rellenaron los caminos del espacio público y en cuanto a lo estético, “la plaza se ve muy bonita, pero eligieron un material suelto, no es compacto y por lo tanto, no es seguro ni cómodo el desplazamiento por ese sitio”.                                                                                      

La especialista en inclusión social y laboral invitó a “pensar en las personas con movilidad reducida, adultos mayores o usuarios de sillas de ruedas, qué difícil les puede resultar transitar o disfrutar de la plaza”. Por eso “es muy importante que al momento de invertir y reformar un espacio público se tenga en cuenta la accesibilidad universal”, reclamó Agustina Retaco.                                              

Es decir, que los caminos sean accesibles, que exista una conexión viable entre las distintas zonas de la plaza, una correcta señalización que consienta a los usuarios, con o sin discapacidad visual, sensorial o intelectual, desplazarse y ubicarse de manera correcta y eficiente.                                             

“La accesibilidad nos beneficia a todos. Es un derecho y garantiza la plena participación de todas las personas”, señaló.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/2XQOP1I y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.