• cielo claro
    24° 23 de Enero de 2021
intendetes-azuljpg

Nunca es tarde si la política hace lo que tiene que hacer

Por Guillermo Memo García Por Por Guillermo Memo García | 4 de Diciembre de 2020

En nuestro país la democracia no está en emergencia, sí la política. Los dirigentes con responsabilidades pasaron a mirar pura y exclusivamente el delgado camino de su tiempo en función.

El sector político casi masivamente está trabajando sobre intereses lejanos a los problemas que mayoritariamente atraviesa la gente. Y es ahí cuando, como en el caso de la contaminación ambiental y la calidad del agua de Pergamino, la Justicia Federal intenta ocuparse de las cuestiones que los gobiernos abandonan.

Entender la política siempre resulta un desafío. Intereses y perspectivas se entrecruzan permanentemente entre sí y dificultan la comprensión de lo que ciertamente está ocurriendo.

No es el subibaja de los políticos. Son las estaturas: Es la baja y la alta política.   

La baja consiste en la denominada "rosca", en las negociaciones y acuerdos que tienen un lugar entre los distintos actores políticos. Y es por naturaleza transaccional, lo cual significa que si es dejada por sí sola tiene como único destino la negación sistemática de los problemas. Conducir un debate político en donde predomina el oportunismo y las discusiones de coyuntura.

Por su lado, la alta política es la que permite centrarse en el establecimiento de metas y en las estrategias más adecuadas para alcanzarlas. Y en su versión más ambiciosa hasta puede elaborar e implementar un proyecto de ciudad. Requiere por lo tanto de acción, de estudio y de reflexión; de políticos con una veta intelectual que están dispuestos a pensar y debatir. Porque si no puede transformarse en un proyecto absolutista y autoritario que no considera los intereses de los distintos integrantes de la sociedad.

La situación actual que atraviesa Pergamino respecto a las medidas restrictivas para fumigar y la calidad del agua tiene su primordial agravante en la falta de política. O en la baja política. Porque la problemática nunca se abordó con seriedad, compromiso y responsabilidad.

Nunca se convocó a una mesa de diálogo, una reunión entre todas las partes; jamás se habilitó la instancia de la búsqueda de consensos a casi dos años del inicio de la problemática.     

Claro que hay que buscar un equilibrio saludable entre la alta y la baja política. Pero hace algunos años que en Pergamino no se logra. Por esa razón, la propuesta de los exalcaldes Sequeiro , Gutiérrez y Pacini es para celebrar sí confina objetivos concretos. Es para entusiasmarse sí sus posturas son las que demostró cada uno en distintos pasajes de sus gestiones cuando alcanzar consensos era el atajo.

Las familias de Villa Alicia, Luar Kayad, La Guarida, Santa Julia e inclusive la Justicia Federal necesitan reglas claras de la política y lucidez de los políticos para desplegar la imaginación, innovación y apertura para tener nuevos abordajes que avanzar en una ciudad de progreso , con mejor producción y salud pública.  

Y para llegar a ese nivel es necesario que haya acuerdos básicos consensuados dentro del amplio espectro político y social. Es preciso lograr un acuerdo participativo y políticas plural, que posibilite la elaboración de un Estado Municipal que permita empezar a resolver los principales problemas que sufren los pergaminenses.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.