• lluvia moderada
    31° 28 de Febrero de 2021
coopser-san-pedrojpg

Una pareja denunció que le quisieron cobrar honorarios “en negro” porque IOMA “paga poco”

Una pareja tuvo a su hijo en el sanatorio y tras recibir el alta les advirtieron que debían pagar un plus por honorarios para el pediatra. Cuando fueron a pagar pidieron factura por el servicio y le dijeron que no era habitual. El propio médico les explicó que como la obra social paga poco, cobraban el plus. Finalmente, como no podían extenderle ticket oficial, no le cobraron.

Una pareja tuvo su segundo bebé en las últimas semanas y a la alegría del nacimiento le siguió una extraña situación que resultó ser más habitual que lo que pensaban pero que no había sido objeto de cuestionamiento hasta ahora, cuando en la clínica y al propio médico ellos les pidieron una factura por servicios que pretendían cobrarles sin estar dispuestos a dejar registro de ese pago.

Afiliados a IOMA, decidieron tener el bebé en el sanatorio Coopser. La obra social nunca mencionó que debían pagar honorarios médicos extra, por lo que cuando la secretaria del pediatra se comunicó con ellos para informarles que debían pasar a abonar esos honorarios, poco más de 3.000 pesos, les llamó la atención.

Aunque les pareció extraño, fueron con la intención de hacer efectivo el pago. El problema surgió cuando solicitaron la factura correspondiente por el servicio prestado y por el que debían abonar.

Para ellos era una obviedad: si iban a pagar por un servicio en una clínica, ese pago debe quedar registrado y tienen que extenderle una factura, comprobante oficial de acuerdo a la legislación vigente. Como dice la AFIP en sus publicidades, “no entregar factura es un delito, denúncielo”. La comprobación de la irregularidad hace pasible de clausuras a la empresa que incumpla.

La explicación del personal de la la clínica que la cooperativa eléctrica compró con recursos de sus socios, los sampedrinos, fue aún más sorprendente: les dijeron que por ese servicio no hacen factura porque “total IOMA no lo reintegra” y que sólo podían darle un “comprobante” que no es válido desde el punto de vista fiscal. Papel pintado.

Ante la insistencia, les informaron que “en todo caso la factura la hace el doctor”. Pero la clínica quería cobrar. “Pagás, te hago el comprobante y mañana venís y te dan la factura”. La respuesta de la pareja fue la misma: “Si nos dan la factura, pagamos, ningún problema”.

Al otro día, tuvieron la posibilidad de dialogar con el pediatra. Antes pasaron por IOMA, donde les explicaron que no habría reintegro pero que con la factura o el comprobante que les dieran por el pago podían hacer la denuncia ante la obra social porque, como advierten en campañas masivas desde hace años, el cobro de adicionales es “una estafa a los pacientes”.

El pediatra los atendió y les explicó en muy buenos términos la situación. No les quiso cobrar porque consideró que como no les habían informado con precisión en la propia clínica cómo era la modalidad, no correspondía.

La sorpresa fue mayúscula, porque el matrimonio estaba dispuesto a pagar por los honorarios. Simplemente querían una factura, que es lo que corresponde ante la adquisición de cualquier bien o la prestación de cualquier servicio.

El pediatra les dijo que tenían un “problemita” con IOMA, que paga por los honorarios médicos para el parto apenas 500 pesos. Como el monto es bajo y si el paciente pregunta se encuentra con la sorpresa de que la obra social le informa que no debería pagar ningún adicional, decidieron no atender más a afiliados de IOMA que necesiten atender un parto.

Acaso lo que el médico no les dijo es que si les entregaba una factura estaba dejando una huella imborrable de una irregularidad manifiesta, que es el cobro de montos extra que para la obra social son indebidos, porque ellos ya pagaron por el servicio. La situación reveló una práctica habitual que es ni más ni menos que el cobro de honorarios “en negro” por parte de profesionales de la salud en una clínica privada.

“Podrían dejar de atender IOMA, si los montos que paga les parecen bajos”, analizan quienes conocen del tema, pero agregan: “Hay un dato importante: IOMA tiene como 20 mil afiliados en San Pedro, es mucha población que dejaría de ir a esa clínica y elegiría otras opciones”.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.