• cielo claro
    20° 5 de Diciembre de 2019
secta-alejandro-dalbyjpg

Denuncian a una secta de familias de Pergamino: “hay casos de suicidios y personas con graves problemas psicológicos"

Un pergaminense que decidió alejarse del culto denominado “El Ideal de Dios” dijo que “se condiciona a todos sus miembros, ya que desde pequeños les inculcan temor a vivir en sociedad”

Alejandro Dalby denunció que un grupo de personas de nuestra ciudad que practican un culto bajo el nombre de “El Ideal de Dios”, al que asiste su exesposa, le impide tener contacto con sus hijos de 13 y 14 años.

El protagonista de la nota calificó a la secta de dañina y aseguró que la componen varias familias pergaminenses. Según afirmó a PRIMERA PLANA, a aquellas personas que asisten al culto “El Ideal de Dios” se les “inculca temor a vivir en sociedad, no pueden asistir a clubes para practicar deportes ni ir al cine, ni a los centros comerciales”. Tampoco se puede “tener parejas con personas ajenas a la secta, no pueden informarse, ver televisión, acceder a internet, realizar estudios terciarios o universitarios”.

Dalby puede “dar fe que existe mucha gente que ha participado y ha tenido graves problemas psicológicos. Incluso hay casos de suicidios”.

-¿Cómo estás atravesando la situación?

-Es muy duro lo que me pasa. Siento dolor e impotencia por la situación. Hace mucho tiempo que por decisión de mi exmujer y de la doctrina impuesta por la secta “El Ideal de Dios” a la que pertenecen no puedo ver más a mis hijos. No me permiten ser parte de su crianza ni tomar decisiones sobre sus modos de vida y su educación.

-¿Cómo es esa secta?

-Es una secta perniciosa. La integran varias familias pergaminenses. Se rige por mandatos impuestos por una líder que controla la vida de sus integrantes y se les apercibe con la amenaza de expulsarlos en caso de no cumplir con ellos. Si te echan, te prohíben que tengas contacto con los que la componen. Se condiciona a todos sus miembros, ya que desde pequeños les inculcan temor a vivir en sociedad.

-¿Y hasta qué punto?

-Por ejemplo, los que participan no pueden mantener relaciones con personas que no sean parte y consecuentemente, no pueden asistir a clubes para practicar deportes ni ir al cine, ni a los centros comerciales. No pueden usar ropa oscura. No pueden tener parejas con personas ajenas a la secta. Están ajenos a la realidad ya que no pueden informarse, ver televisión, acceder a internet, etcétera.

Tampoco pueden realizar estudios terciarios o universitarios. De esta manera, se limita la capacidad de todos los miembros y se les genera una carga y una presión que es muy difícil de llevar. Puedo dar fe que existe mucha gente que ha participado y ha tenido graves problemas psicológicos. Incluso hay casos de suicidios. Tengo familiares mayores de edad que son miembros y lamentablemente es muy difícil hacer algo por ellos.

-¿Cómo llegaste a esa secta?

-Fui miembro ya que mis padres participaban, pero ya desde la preadolescencia comencé a interrogarme si lo que me imponían era correcto. Luego, con el tiempo, la cuestión devino insoportable. Me costó muchísimo salir. Es muy difícil ir en contra de los mandatos que se imponen de nacimiento a un niño.

-¿Cómo tomaste la decisión de abandonarla?

-Fue muy complicado y dificultoso. Quise convencer a mí exmujer para que se aleje, con el fin de que podamos vivir una vida normal junto a nuestros hijos pero fue imposible, ya que pienso que es incapaz de discernir entre lo que está  bien y lo que está mal.

Por mi experiencia y la de otros exmiembros, es que decidí librar esta batalla. Soy una persona mayor que con un gran esfuerzo y acudiendo a la ayuda de gente buena y de asistencia psicológica, pude darme cuenta de los graves problemas que me ocasionaron y salí adelante. Ahora mi único norte es recuperar a mis hijos, sacarlos de ese calvario, con el único fin de que sean felices y libres de vivir una linda vida llena de oportunidades.

-¿Seguís disconforme con la Justicia?

-No está a la altura de las circunstancias. Tanto el juez de Familia como el equipo interdisciplinario no pueden mirar para otro lado ante la evidencia de la pertenencia de mis hijos a esta peligrosa secta. Todos conocen la situación perfectamente y no están trabajando adecuadamente.  Tramité ante el Juzgado dos demandas.

El año pasado, cuando presentamos la última demanda, le solicitamos al juez que ordene la suspensión de la participación de mis hijos en la organización “El Ideal de Dios” por vulnerar sus derechos y asimismo que me otorgue el cuidado de ellos. También le pedimos autorización para que puedan pasar las fiestas y vacaciones conmigo. No resolvió nada.

Acudí a la Justicia con esperanza de que las cosas iban a cambiar rápidamente pero siento que estoy equivocado. Pareciera que no les importa. No pueden ser cómplices de lo sucede. El derrotero que estoy transitando sé que no va a ser en vano. La están haciendo muy difícil, pero voy a pelear por mis hijos y no voy a bajar los brazos nunca.

Me costó mucho decidir hacer público mi caso, pero lo hago justamente por la falta de respuesta de la Justicia de Familia y porque tal vez haya gente que esté pasando por situaciones similares. No veo voluntad de resolver adecuadamente la situación.

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.