• cielo claro
    16° 7 de Diciembre de 2019
alvarez-andrea-minjpg

Elaboraron una una propuesta agroecológica para poder producir en las zonas de exclusión

Actualmente, una restricción judicial establece una zona de exclusión de 1.095 metros para aplicaciones terrestres de fitosanitarios alrededor de la ciudad, estimándose que quedarían unas 10.000 hectáreas agrícolas sin producir. Dos pergaminenses elaboraron una salida alternativa para poder trabajar la zona de exclusión.

El ingeniero agrónomo Diego Álvarez, asesor privado y docente de la Facultad de Agronomía de la UBA, y Soledad D' Andrea, estudiante de la carrera de agronomía de la Universidad Nacional del Noroeste de la Provincia de Buenos Aires (Unnoba) y de administración de empresas agropecuarias de la Universidad Siglo 21, tuvieron la idea de realizar agroecología en en un lote de Fontezuela.

El puntapié inicial fue la ordenanza que establece una zona de 100 metros de exclusión para aplicaciones de productos fitosanitarios y de 500 metros para productos banda verde, por lo que en los primeros 100 metros, los lotes agrícolas quedan totalmente abandonados y sin posibilidad de producir. Sin embargo, una disposición judicial estableció más recientemente, y en forma preventiva, una exclusión de 1.095 metros para aplicaciones terrestres en el perímetro de toda la ciudad de Pergamino (todavía no en los pueblos del partido), estimándose que quedarían unas 10.000 hectáreas fuera de producción.

Álvarez y D'Andrea buscaron información, se capacitaron, y en un campo alquilado lindero a la localidad de Fontezuela (de donde ambos son oriundos) comenzaron este año a trabajar con los primeros ensayos. De esta manera, comenzaron la búsqueda de una salida alternativa para poder producir en forma extensiva en la zona de exclusión.

Para conocer detalles de este interesante proyecto de agroecología, El ABC Rural visitó el campo donde comenzaron a realizarse los primeros ensayos, y dialogó con sus mentores.

Brindar una solución alternativa

"Nuestro objetivo es ofrecerle una solución alternativa a varios actores de nuestra sociedad", destacó Álvarez. "Al dueño del campo, que tiene que pagar impuestos sobre una parcela que no puede producir; al inquilino del campo, porque tiene la posibilidad de poderla trabajar; y al habitante del pueblo, porque un campo improductivo es un foco infeccioso de basura con diferentes tipos de alimañas, que luego se trasladan y causan problemas en el casco urbano", explicó.

Por lo tanto, Álvarez indicó que "la idea es presentar este proyecto de agroecología en la Municipalidad de Pergamino, como alternativa de producción a la gran cantidad de hectáreas que quedarían afectadas en los alrededores de la ciudad (unas 10.000)".

Ensayo de tres hectáreas con seis rotaciones

En cuanto a la forma de trabajo utilizada, Álvarez informó que comenzaron con un ensayo de tres hectáreas con seis rotaciones, ubicado a 100 metros del centro de la Ruta Nacional 8 que pasa por el pueblo.

"Primero realizamos labranza convencional, utilizando un disco, y el 8 de octubre sembramos maíz a 52 centímetros de distancia entre hileras;  luego, una vez que se desarrolle el cultivo de maíz, pasaremos escardillo para el control de malezas", señaló.

En ese sentido, el entrevistado aclaró que en este comienzo del proyecto se vieron obligados a realizar labranza, porque el campo al estar improductivo era imposible realizar siembra directa: "La superficie estaba muy despareja y enmalezada, con muchos desperdicios tipo baldío", explicó.

Asimismo, apuntó que "la semana que viene (últimos días de octubre-primeros de noviembre) continuaremos con sorgo y soja, sembrándolos a 21 centímetros de distancia entre hileras, para que cubran rápido el surco y poder intercalarlos con cultivos de cobertura para que compitan naturalmente con las malezas".

Si todavía no recibís las notificaciones de PRIMERA PLANA, mandanos un Whatsapp al 2477.506005 con la palabra ALTA y pasarás a formar parte de nuestra base de datos. ¿Más fácil? Hacé click en el siguiente enlace http://bit.ly/2tCrZxJ.