• nubes
    10° 20 de Mayo de 2022
dh-racing-moralesjpg

Historias del pago: El día que el Racing de Fillol “abandonó” contra Douglas Haig y voló de todo en el "Miguel Morales"

La presencia de un grande del fútbol argentino como Racing de Avellaneda, en tiempos en los que Douglas pugnaba por acceder al profesionalismo, era todo un acontecimiento para Pergamino, más allá de que no había puntos en juego. Ello, sumado al poder de convocatoria del club con mayor arraigo de la región posibilitaron un digno marco en el templo sagrado del deporte local.

Un campeón del mundo como el Pato Fillol en el verde césped del Miguel Morales y muchas otras figuras de renombre le adosaban jerarquía al compromiso y concitaban la atención del pago. Sin embargo, lo que empezó como una fiesta, terminó en un escándalo pocas veces visto en la ciudad.

“Hubo un tiempo que fue hermoso”, canta Charly García. Y aquella tarde fue el primero. Por la calidad técnica de ambos conjuntos y porque resultaría el único período que se jugó… ¿Y el segundo? Allí radica nuestra atrapante historia, la increíble anécdota.
Resulta que por desacuerdos económicos, el plantel de la gloriosa Academia adoptó la drástica y polémica determinación de no salir a disputar el complemento, con el amistoso 1 a 0 en su favor. ¡Y ardió troya!

La primera señal de que algo raro sucedía en la parte baja del mítico estadio fue la llamativa demora -en verdad los equipos ya no regresarían al campo de juego-. Los 15 minutos habituales de descanso se convirtieron en 20, luego en 25, media hora y la impaciencia que iba en aumento por los desalentadores indicios, generando malhumor en los tablones.

“¿Qué pasa viejo, se cagó Racing?”, tira un muchachito que luce la casaca de Independiente, el eterno rival con el que simpatiza buena parte de Pergamino. “¡De acá no se van hijos de re mil p…, juegan o son boleta!”, advierte a los gritos otro fana local cuando el clima ya se había tornado demasiado espeso.
“¡Oh, Racing va a cobrar, va a cobrar, Racing va a cobrar…”, canta irónicamente la banda al trascender que hay pujas de dinero en zona de camarines y en una clara amenaza al representativo de La Acadé...

Quien aporta un testimonio clave a la hora de recrear aquel triste y peculiar episodio, que de tan lejano quedó en el olvido para la mayoría es Miguel Angel Rubio, leyenda rojinegra que disputó el accidentado y breve cotejo que hoy evocamos casi a modo de hallazgo.

“El problema empezó antes de comenzar el partido, los de Racing querían cobrar el cachet previamente… No cabía un alfiler en la cancha. Jugamos un interesante primer tiempo que terminaron ganando 1 a 0 ellos, creo que el gol lo hizo el uruguayo Italo Ortiz faltando 5 ó 6 minutos”, rememora el popular Pastel, el gran capitán de ese elenco fogonero.

Lejos de solucionarse, el conflicto terminó de estallar en el entretiempo. Rubio cuenta los pormenores del mismo con lujo de detalle. “Vamos a los vestuarios y ellos habían adelantado que querían toda la plata en efectivo… Douglas les ofrecía una parte y otra parte con un cheque. Pero los de Racing estaban firmes y advirtieron de entrada: ‘nosotros vamos a jugar el primer tiempo’, tienen una hora para conseguir lo que falta de la plata. Cuando llegó el momento de la reanudación, hubo fuertes discusiones en los pasillos del vestuario…”, acota uno de los mejores cinco douglistas de la historia en un relato que adquiere ribetes de imperdible.

“Qué si, qué no, chauuu. ¡Se suspendió! Y la voz del estadio tuvo que dar a conocer la información de que no iba a jugarse el segundo tiempo. ¡Mamitaaaa!”, explica Rubio sobre el pico máximo de tensión y tomándose la cabeza por “la que se armó” debido a la reacción del público ante ese desplante/ofensa.
“Allí se descontroló todo porque había mucha gente, querían ver a Racing, equipo de primer nivel del fútbol argentino”, redondea Miguel Angel, el que les dibujaba sonrisas a los hinchas con sus quites y precisos pases.

Versión diferente y caos descomunal

El Profe Walter Dimattía, siempre tan ligado a Douglas, tiene otra versión de los hechos, aunque al igual que Pastel y la mayoría de los indagados, posee recuerdos difusos. “Para mí el gol lo hizo Catalán y no había tanta gente, por eso no se llegó a conseguir la plata de la recaudación. Fue en el año 83 u 84 y en Racing además del Pato Fillol estaban Walter Fernández, Colombatti, cada nene”, se engancha con el tema el reconocido Preparador Físico.

En efecto, entre decepcionados e indignados, los simpatizantes que habían abonado su entrada se sintieron estafados y tomaron duras represalias contra los jugadores de Racing, a los que responsabilizaron del espectáculo inconcluso.

Hubo agresiones contra el micro y el vestuario académico, blancos de la ira de cientos de espectadores. Fueron largos minutos en los que una lluvia de proyectiles atacó a la ilustre visita, a un verdadero equipazo, que se refugió como pudo y la pasó mal en la “perla del norte”. Tampoco resultó grato para el grueso de la concurrencia que por los desmanes internos no lograba abandonar la cancha. ¡Terrible!

Poco después también llegaría Boca a enfrentar al Rojinegro de manera amistosa. Y Rosario Central. Pero el paso de Racing por Pergamino se recuerda por el “abandono” de La Academia, por el partido que duro tan solo 45 minutos, por la tarde de furia, por el día que Racing “cobró” pero no de la forma que pretendía…

* El autor es periodista pergaminense, uno de los autores del libro “Fuerte al medio” y jefe de Deportes del Diario La Mañana de Neuquén

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.