• nubes dispersas
    22° 24 de Octubre de 2020
matrimonio-igualitariojpg

Los 10 años del matrimonio igualitario y su precedente en nuestra ciudad

Esta semana se conmemoró la primera década de una ley que cambió la realidad civil de las y los argentinos y le abrió las puertas de manera institucional a una realidad que llegó para transformarlo todo

El 15 de julio del 2010, nuestro país se convertía en el primer país de América Latina en sancionar una ley de Matrimonio Civil, la ley nacional 26.618, donde en su Artículo 2º establece que “el matrimonio tendrá los mismos requisitos y efectos, con independencia de que los contrayentes sean del mismo o de diferente sexo”.

La promulgación de esta norma fue, en gran parte, el resultado de distintas campañas llevadas a cabo por todas las organizaciones del colectivo de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Transgénero (LGBT) a partir de la década de los 90’, que ya tenían en su historial una batería de amparos y fallos judiciales que amparaban esta posibilidad.

La ley no garantizó el derecho a la adopción ni a la herencia, luchas que se trabajan para conquistar también los próximos años.

PRIMERA PLANA conversó la Adriana Morresi, quién fuera en ese momento la Delegada y Subdirectora Zonal del Registro de las Personas y quién casó civilmente a la primera pareja homosexual en nuestra ciudad. Rememorando los primeros actos oficiales, expresó: “Fue muy emocionante. Para las parejas era una emoción muy grande”.

Recuerdo de una manera hermosa la emoción de la primera pareja, eran dos mujeres. Desde el primer momento que llegaron al Registro Civil, se sentaron, dieron el sí” expresó la encargada de sellar formalmente el vínculo del primer matrimonio gay en nuestra ciudad. Y continuó, “fue algo de mucha emoción que tengo presente hasta hoy, porque una estaba acostumbrada a casar personas de distinto sexto, y que salga una ley tan esperanzadora, que si tengo que elegir una palabra, elijo ‘emocionante’, fue muy hermoso”.

Consultada sobre las luchas del colectivo LGTB, Morresi clarificó el asunto. “La emoción de esas personas es el recuerdo imborrable. Cuando se tramitó el primer cambio de identidad de género pasó lo mismo.

No fue como decían que iba a pasar, no por existir la ley la gente iba a ir corriendo a casarse”, afirmó Morresi. Lo que sí pasó fue un reconocimiento del Estado a una realidad que ya estaba en el cotidiano.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/2XQOP1I y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.