• algo de nubes
    10° 6 de Julio de 2022
djpg-4

Marcelo Saltal en el GAE, con una comedia “de tremenda humanidad”

Junto a Lourdes Cetrángolo y Federico Minervini, presenta la obra del off porteño “Vil Metal, cuando nada más importa”, de Maxi Rofrano

En la sala del Grupo de Actores Especiales (GAE), desde las 21:00 hs., se presenta hoy la consagrada obra del off porteño, “Vil Metal, cuando nada más importa”, de Maxi Rofrano, que también la dirige y con un elenco en el que revista el pergaminense Marcelo Saltal, junto a Lourdes Cetrángolo y Federico Minervini.

La obra ya lleva su tercera temporada de éxito en Buenos Aires con sala llena en todas las funciones y llega ahora a la ciudad de uno de sus protagonistas, en donde seguramente, el público acudirá a darle la mejor bienvenida

Rofrano, que tiene ya su recorrido en el ámbito del cine, apostó a una obra de estética realista dentro de un espacio intimista con excelentes resultados. La consecuencia es un espectáculo contundente, preciso, con una enorme profundidad y a la vez muy simple.

No obstante, las cosas simples suelen ocultar mucha dedicación y trabajo detrás. El universo de “Vil Metal…” está repleto de detalles sobre el mundo en el Conurbano, en un barrio de clase baja y los mismos detalles se ven reflejados en Rama, Sil y el Mono.

Los tres intérpretes se lucen en sus personajes, ni grandes ni terribles personas, plagados de contradicciones; es decir, de una tremenda humanidad. 

Federico Minervini se apodera completamente de su Rama, ese hombre joven enamorado de la música, virtuoso con la guitarra, pero que no puede ver la familia en conflicto que tiene.

Marcelo Saltal muestra la potencia de su creación en la comedia que es un género al que acostumbra, pero que en esta actuación reafirma su solidez artística

La “chica” en cuestión, interpretada por Lourdes Cetrángolo, es una actriz que se planta ante un papel que la pone en zonas dificultosas al tener que lidiar con los dos protagonistas masculinos, mostrando un gran talento y variedad de matices que dan ritmo a la acción

De la misma manera que los actores con sus roles, Rofrano se apoderó de la historia que también escribe y logra  transformar  esa pequeña casa calurosa donde resulta intolerable vivir.

La escenografía y el vestuario de Carolina Beltrán son meticulosos y muy elaborados: desde esa heladera vieja de los protagonistas, probablemente heredada de sus padres, a sus remeras de metal que lucen orgullosos.

Todo en la obra se vuelve signo y relato. La iluminación de Gonzalo Calcagno es uno de los primeros elementos que aparecen en la obra y rápidamente se convierte en un personaje más y junto a escenografía y vestuario construyen la obra en su totalidad.

“Vil Metal, cuando nada más importa” es una de las imperdibles de este año. Una de las grandes joyas de la escena independiente que no debe pasar desapercibida y el comienzo de un gran recorrido para su director.

Las entradas pueden reservarse en el teléfono 2477508104 o en la boletería del GAE, en Guido 722.

 

 

 

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.