• cielo claro
    32° 24 de Febrero de 2021
marta-trottajpg

Nunca es tarde, nada es imposible: Se recibió mientras peleaba contra un cáncer de estómago y quiere ser profesora de Historia

Luego de transcurrir una difícil situación de salud, Marta Trotta ya tiene su diploma de egresada. De la mano de su familia, el apoyo de sus compañeros y docentes y gracias a tener su mente ocupada en finalizar sus estudios secundarios pudo superar la grave enfermedad

La superación personal no debe entenderse como una idea utópica. El ejemplo de Marta Trotta es otro que va más allá de sus propios límites, consiguiendo lo que se propuso, pese a atravesar un duro proceso de salud.

Martita, como la conocen todos, tiene 49 años y el jueves recibió el diploma por haber finalizado su nivel secundario luego de 3 años de estudio superando adversidades y convirtiéndose en otro verdadero ejemplo de superación, que se debería tener en cuenta en el día a día.

Retomó la escuela en 2018, gracias al Programa de Finalización de Estudios Primarios y Secundarios (FinEs), que lleva adelante por el Gobierno Nacional, que tiene como objetivo que los adultos puedan finalizar su educación.

“Me di cuenta que tenía que hacer algo por mí y para mí”, le reveló PRIMERA PLANA. Y de inmediato subrayó: “Me motivaron mis hijos” porque “sentí que ellos ya estaban, entonces ahora me tocaba a mí”.

Durante la charla, no dejó de remarcar que  "me crie sin mi papá y mi mamá, a los ponchazos. Me criaron las Adoratrices en esa época, ellas fueron mi todo y me mandaban a la escuela”.

Martita logró finalizar la educación primaria, pero destacó que “en la época que estaba sola, trabajaba porque me tenía que mantener; no me daban los tiempos para estudiar. Íbamos a pelar pollos a Pinzón por un plato de comida. Estaba sola, pero siempre me rodee de gente que me aconsejara”.

El 7 de marzo del 2019 le diagnosticaron cáncer de estómago y las clases empezaban los primeros días de abril. “Tengo compañeras que me han ido a cuidar a la clínica. La relación que tenemos con nuestros compañeros, el vínculo que se generó es increíble.

“Me iban a ver, lo llamaban a mi marido, el estudio, a través del Plan FinEs para mí fue fundamental para superar mi enfermedad”, valoró. Y consideró que: “Es más, ayuda a mucha gente, lo que pasa es que muchos chicos no los ayuda el contexto donde viven, ese es el tema”.

Luego de una intervención quirúrgica de alta complejidad debió continuar con el tratamiento de quimioterapia. Viajaba a Buenos Aires, junto a su esposo, donde recibía un tratamiento diario. “Llegaba destrozada a Pergamino, lo hacía los viernes, pero sabía que tenía que cumplir con la escuela”, añadió.

En el relato de su historia, Martita destacó el comportamiento de sus compañeros y también el de los docentes. “Fue espectacular. Una vez me descompuse en una materia, recuerdo que la profesora llamó al SAME y se peleó con quienes vinieron porque no me atendían bien: Conmigo y con los de más, de 10”.

También dijo que “me pasaban los trabajos cuando no podía ir; faltaba, pero siempre me pasaban todo. Mi esposo me los imprimía y yo los hacía.

“Nunca puse como excusa mi enfermedad. Me concentraba en que tenía que hacer los trabajos y cumplir”, aseveró.

Además destacó que “no puedo hablar mal de ningún profesor” porque “desde primer año hasta que terminamos, con el año pasado de manera virtual, que a los ‘profes’ no los conocimos nunca personalmente, se portaron de 10”.

La misión del FinEs es permitirle volver al nivel secundario a ciudadanos que por distintos motivos interrumpieron sus estudios.

El programa está dirigido a quienes no resolvieron su escolarización en establecimientos de gestión estatal en los tiempos previstos y quieren ingresar o reingresar para obtener la certificación correspondiente.

“En el Plan FinEs empezas a conocer historias de cada chico; muchos salen de trabajar y no tienen ni para comer. Yo les llevaba facturas o lo que podía, hacía de mamá.

“En el primer año éramos como 25, pero después se les va complicando; hay gente que tiene su familia, sus hijos, la casa y éste programa les da muchas posibilidades para poder seguir  y no dejar, aunque a veces es muy complicado”, resumió a PRIMERA PLANA.

Marta Trotta cumple 50 éste año y comienza a estudiar orgullosa el profesorado de Historia. “Primero, porque podes crecer personalmente y segundo, porque ayuda a muchísima gente”, argumentó.

Hoy “es una posibilidad muy grande para insertarse, de poder volver al sistema. Lo que hace el Plan FinEs es incorporarlos y que logremos ser alguien”, sostuvo la recientemente egresada de la secundaria.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.