• nubes
    29 de Junio de 2022
juicio-x-vito-oterojpg

Segunda jornada con testimonios impactantes: “Era común que (Urquiza Rueda) tomara y después manejara”

Ayer declararon 9 testigos y varios aseguraron haber visto al imputado consumiendo alcohol en cantidad. Se aportó una carta con un pedido de disculpas del acusado, que en su momento le había intentado enviar a la familia Otero. La estrategia de la defensa de alegar “hostigamiento”

Se llevó a cabo ayer la segunda jornada del juicio a Alejandro Urquiza Rueda por la muerte de Victorio “Vito” Otero.

Desfilaron por la Sala de Audiencias del Tribunal Oral en lo Criminal Nº 1 un total de 9 testigos.

Se mostraron algunos videos y cámaras de seguridad de la madrugada del hecho, gracias a los cuales se pudo determinar que Alejandro Urquiza Rueda, luego de retirarse del Hospital Interzonal General de Agudos “San José” a las 5:15 hs. llegó al Complejo Agora, a las 5:30.

El padre del acusado arribó al complejo a las 5:44 hs. para finalmente retirarse con su hijo a las 6:14 hs.. Y por último se pudo observar cuando a las 6:16 hs. de la fatídica colisión, llegó la Policía buscando a Urquiza Rueda que hacía apenas un par de minutos se había ido.

La primera de las testigos en declarar fue Agustina Costa, con la particularidad de tener un parentesco lejano con la familia Otero y su vez ser amiga de Alejandro Urquiz Rueda, con quien compartió gran parte de la noche y madrugada en cuestión.

NOTA RELACIONADA: La defensa pidió que Alejandro Urquiza Rueda “no tenga que pagar por las falencias del sistema”

Durante su declaración dijo, entre otras cuestiones, que “fuimos a comer a El Viejo Almacén en donde éramos 4 ó 5 personas. Cenamos, tomamos unos vinos y después nos fuimos a Dry. Ahí pedimos muchas cervezas y Alejandro siguió tomando”.

Cuándo le consultaron acerca de si lo vio a Urquiza Rueda borracho, afirmó que “no me acuerdo porque yo estaba muy borracha; todos estábamos así. El seguramente también; siempre salíamos juntos. Era común que el tomara y después manejara”.

Por último, reveló que Urquiza Rueda, aproximadamente un mes después del accidente, la citó a su campo para que intercediera con Alejandra Otero y le hiciera llegar una carta.

Sin embargo, la mamá de “Vito” la rechazó, motivo por el cual la testigo guardó la carta y hoy, por pedido de la defensa técnica del imputado, la aportó como prueba.

Luego declararon como testigos Alejo Costa, hermano de la testigo y su esposa, quienes compartieron la noche también con Urquiza Rueda y también confirmaron que lo vieron tomar durante toda la noche.

Más tarde, citados por la defensa, declararon Jorgelina Barros y Rafael Abalo, amigos del imputado, quienes hablaron de “persecuciones y hostigamientos que habían tenido que sufrir de parte de los amigos y familiares de Otero”.

Barros dijo que “Ale vino una vez a misa y lo molestaron. Después nos siguieron con un drone al bar donde íbamos siempre”.

Por su lado, Abalo, quien se encontró esa noche con Rueda y le pidió que lo acercara hasta la casa -lo que hizo que éste se desviara de su trayecto habitual-, dijo que lo habían abordado en varias ocasiones por “ser amigo de un asesino”.

En otro tramo del debate, prestaron declaración tres testigos que fueron los primeros en llegar al lugar del hecho. Nicolás Ortiz, que vivía en la esquina de Estrada y Larrea, dijo que “salí cuando escuché una explosión, solo eso, no escuché ninguna frenada” afirmó, para luego dar un detalle escalofriante: “Era una noche de lluvia, con niebla, cuando salí de casa ví a Urquiza Rueda parado al costado del auto, me dijo que llame a una ambulancia y cuando me acerqué lo escuche a ‘Vito’ gemir”.

Luego declararon la médica Mariana Sáez, que atendió a Otero en el lugar del suceso y Martín Sosa, conductor de la ambulancia. Ambos coincidieron que Alejandro Urquiza Rueda colaboró, incluso en subirlo a “Vito” a la ambulancia, los acompaño al Hospital y que pensaron que era un amigo de Otero.

Cuando se iban del nosocomio, les pidió si lo acercaban hasta Avenida Juan B. Justo y Ruta Nacional N° 8. En ese momento, ambos, le indicaron al imputado que debía volver al lugar del accidente o dirigirse a una comisaría, algo que nunca hizo. “Hizo todo bien hasta que se mandó la cagada”, sostuvo el ambulanciero.

Para cerrar la extensa jornada, la última en declarar ayer fue la médica María Eugenia Gennaro, quién atendió a “Vito” en el área de Terapia Intensiva y determinó los motivos de la muerte, que se debió a varias contusiones y hemorragias internas, principalmente en la zona derecha. Ninguno de los médicos que atendió a Victorio Otero ni los testigos del lugar, pudo afirmar que tuviera puesto cinturón de seguridad.

El debate oral y público continua hoy, desde las 10:00 hs., con la declaración de peritos especializados, quienes podrían arrojar mayor claridad en diversas cuestiones todavía sin resolver.

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/3ndYMzJ y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.