• cielo claro
    19° 26 de Octubre de 2020
parque-reja-tapajpg

¿Para qué sirve la reja del Parque Municipal?

El abuso a una joven que practicaba deportes desató la polémica sobre su utilidad y la solución planteada por el Municipio provocó malestar entre los vecinos del sector

Desde el momento en que la Municipalidad decidió la colocación de una reja en el perímetro del Parque Municipal “General José de San Martín” las voces se alzaron tanto a favor como en contra.

Argumentos a favor y en contra resonaron en los medios durante una buena cantidad de días hasta que llegó un motivo que aplacó a todos los demás: la seguridad.

En su nombre la discusión quedó sepultada y los metales fueron ganando todo el espacio. Algunos vecinos siguieron las protestas por uno u otro aspecto, pero finalmente las rejas se impusieron con contundencia hasta hace apenas unos días.

El episodio que le tocó vivir a Sol Llorens a plena luz del día y con presencia de personal municipal, derribó el más fuerte de los argumentos.

NOTA RELACIONADA: http://www.primeraplana.com.ar/lo-unico-que-pude-hacer-fue-hacerme-una-bolita-y-agacharme-para-que-me-toquen-lo-menos-posible/

La propia víctima relató que la existencia del enrejado le pudo haber impedido una posible fuga. Afortunadamente, Juan José Roselli, empleado municipal, la salvó de una agresión más grave.

En medio de una situación tan delicada nadie reparó en el enrejado en un principio, pero con el correr de las horas las preguntas surgieron inevitablemente. ¿Las rejas no estaban allí para evitar situaciones como las que pasó Sol?

Las restricciones por la pandemia, obligaron al cierre temporal del Parque Municipal. igualmente la gente ingresaba por determinados lugares.

Luego vino la apertura parcial, pero el pergaminense usaba el espacio verde a voluntad evadiendo las reglas. “Los fines de semana la gente entra igual, ¡algunos pasan hasta por arriba de las rejas!, la semana pasada tuvo que venir la policía a sacarlos”, narró un vecino a PRIMERA PLANA.

Esos cierres obligaron al Municipio a aclarar que los fines de semana el Parque estaba cerrado y que de lunes a viernes, en determinados horarios, se podía ingresar sólo por el portón de calle Doctor Alem, donde se había montado un operativo de control de ingreso, inspección que PRIMERA PLANA pudo comprobar no era de las más estrictas.

Aún después del grave hecho, el control era laxo y había a quienes se los retenía, pero a muchos otros no, grave si se tiene en cuenta que el propio Municipio publicita que allí se registraba y se controlaba la fiebre de cada uno de los ingresantes.

Como si todo eso fuese poco, la ineficiencia de las rejas quedaron plasmadas en las palabras del máximo responsable del cuidado del espacio, Mariano Buey, quien en diálogo con Pan&Circo de RADIO MÁS (106.7) declaró que la gente “ingresa por otros lugares como en calle Lavalle donde hay una boca de tormenta donde la reja está un poco más elevada del nivel del suelo. En su momento se había cerrado todo pero como ahí corre mucho el agua, es un desagüe, los vecinos le pidieron al municipio que lo retiraran para que no se quede enredado nada. Por ahí ingresa gente y eso no se puede controlar”.

NOTA RELACIONADA: http://primeraplana.com.ar/nosotros-mismos-como-empleados-tambien-exigimos-seguridad-aseguro-el-trabajador-municipal-que-auxilio-a-la-joven-ultrajada/

Para confirmar la veracidad de las palabras de Buey, PRIMERA PLANA se dirigió al Parque Municipal y con sorpresa pudo evidenciar algo aún más grave. La reja que había sido retirada porque taponaba el paso de agua en caso de copiosas lluvias, fue colocada nuevamente. Es altamente posible que haya sido una decisión desesperada después del caso de abuso ocurrido en perjuicio de la joven. No obstante, los vecinos una vez más mostraron su descontento.

En la recorrida se pudo confirmar además que existen al menos dos lugares más por los cuales la gente pasa por debajo de la reja.

“Al no haber gente de seguridad fija ni rondas la situación es muy compleja, en hechos como los de ayer, hay gente que se puede involucrar pero otra que no”, dijo con justicia Mariano Buey, quien claramente entiende y reclama mayor apoyo para garantizar algo de seguridad y que éste a cargo del personal especializado.

En ese sentido, es válido destacar que los bicipolicías pasaron por el sector, marchaban de a 3, completaron el recorrido y siguieron hacia otro destino.

Entre las malas situaciones surgidas “tras las rejas”, se destaca también la pérdida de parte del espacio verde devenido en estacionamiento con aval municipal.

Párrafo aparte para los destrozos. Porque las rejas tampoco logran evitar parrilleros destruidos, mesas con faltantes, entre otros daños que evidentemente se pueden llevar a cabo cuando no hay trabajadores municipales a la vista. Es decir, cuando está cerrado y vulnerable.

 

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/2XQOP1I y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.