• cielo claro
    19 de Septiembre de 2020
julia-tirabassijpg

Una mirada local sobre la legitimación de los cuerpos, a propósito de los certámenes de belleza femenina

Esta semana se hizo pública la información de las 30 aspirantes de nuestro país preseleccionadas al concurso “Miss Mundo”, donde participa una joven de Manuel Ocampo

Sobre la participación de la joven de Manuel Ocampo, Luz Castañares, mucho se puede decir. Su sencillez, simpleza a simple vista y belleza estética, está largamente aprobado por especialistas en el concurso que calificará a una argentina para un concurso de “Miss Mundo”.

Le quedan instancias de evaluación y eliminación para saber si llega al minúsculo grupo de las cinco finalistas que coronarán a “Miss Argentina” para el certamen internacional.

En diálogo Pan&Circo de RADIO MÁS (FM 106.7) y consultada al respecto, la activista del feminismo al respecto de esta situación, Julia Tirabassi, expuso una situación personal que la llevó a replantearse el consumo de los cuerpos. "No sé muy bien cuántos años tenía, unos ocho y ya me daba vergüenza mi cuerpo.

Lo que Julia ejemplificó, a modo personal, es una respuesta que bien puede darse de manera colectiva, generalmente insconsciente a esa edad, cuando no alguien lo marcó, dejando huellas mucho más allá de lo físico.

NOTA RELACIONADA: Luz Castañares, la joven de Manuel Ocampo candidata a ser Miss Mundo 

"No se puede caer en el error de individualizar sino que lo que hay que cuestionar es qué es lo que reproduce este tipo de hábito; cuál es el estereotipo", precisó respecto de la joven de Manuel Ocampo y cuestionó "qué es lo que aportan estos certámenes a la sociedad, qué es lo que genera. Por qué un estilo de chicas si participan y otro tanto de chicas de otras corporalidades y con otras características no participan".

 El concurso juzga la belleza integral, la elegancia, la personalidad, el porte, la pose, la seguridad, la consciencia social y la salud física de las candidatas. Y según Tirabassi, es uno de los ámbitos donde más se reproduce, se explaya y se evidencian estos estereotipos de la dictadura de los cuerpo.

Esto evidencia que aún hoy, estas discusiones sobre los cuerpos no están saldadas.”, concluyó.

La hegemonía y la dicturadura de los cuerpos, que habla Julia Tirabassi es concretamente la ruptura de los estandartes de los “blancos”, flacos, el estereotipo 90-60-90, del cual se puso muchos años en discusión para poder hablar, ejemplificar o tomarlo como punto de referencia hoy de cuerpos, tamaños y medidas reales.

Fotografía de portada: Mauro Baccinelli

Si todavía no recibís las noticias de PRIMERA PLANA en tu celular, hacé click en el siguiente enlace https://bit.ly/2XQOP1I y pasarás a formar parte de nuestra base de datos para estar informado con todo lo que pasa en la ciudad y la región.